Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:06

Estampida: ya hay 4 muertos y 6 estudiantes en UTI; familias están desesperadas

Se conoce que cuatro personas perdieron la vida, tras el desastre en la Universidad Autónoma Tomás Frías. El número de heridos ascendió a 70.
Efectivos policiales intentan calmar la situación, en las afueras de la Universidad Tomás Frías, en Potosí.
Efectivos policiales intentan calmar la situación, en las afueras de la Universidad Tomás Frías, en Potosí.
Estampida: ya hay 4 muertos y 6 estudiantes en UTI; familias están desesperadas

A las tres estudiantes mujeres que perdieron la vida, tras la estampida fatal que tuvo lugar en el coliseo de la Universidad Autónoma Tomás Frías, de Potosí, se le suma otro deceso. El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, actualizó el número de fallecimientos, que hasta las 13:00 son cuatro.

A esta información se le añade que seis alumnos se encuentran luchando por sus vidas en camas correspondientes a Unidades de Terapia Intensiva (UTI) de diferentes nosocomios.

También se sabe que más de 70 estudiantes son auxiliados. El número crece conforme pasan las horas.

DESESPERACIÓN DE FAMILIARES

Mientras tanto, la desesperación de padres, hermanos y demás seres queridos se concentra en las afueras de la Universidad y los nosocomios, desde donde esperan reportes y actualizaciones en torno a la salud de los estudiantes. "Estamos desesperados como padres de familia. Nuestra hija está adentro, no nos dejan ingresar", exclamó uno de los papás, severamente afectado por la noticia. 

EL DESASTRE

La mañana de este lunes se desarrollaba una asamblea estudiantil, que fue convocada por el Comité Electoral, para la elección de la Federación Universitaria local 2022 2025. El único tema de la reunión era aprobar la convocatoria a los comicios, de acuerdo con lo aseverado por el rector de la casa universitaria, Pedro López.

Fue entonces cuando se activó una granada con gas lacrimógeno y la desesperación reinó en el lugar, generando que los alumnos concentrados salieran despavoridos.

Desde la Universidad apuntan que la "culpa" de lo suscitado se concentra en un estudiante, que habría lanzado el gas lacrimógeno. Descartan que la Policía haya tenido relación con ello.