Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 25 de septiembre de 2022
  • Actualizado 11:07

Grupos antiterroristas se implementarán en todo el territorio boliviano

Rodolfo Montero, comandante de la Policía Boliviana. Foto: Twitter
Rodolfo Montero, comandante de la Policía Boliviana. Foto: Twitter
Grupos antiterroristas se implementarán en todo el territorio boliviano

El comandante de la Policía Boliviana, Rodolfo Montero, aseguró este viernes que se implementarán unidades especiales antiterroristas en los nueve departamentos del país, para evitar la formación de "grupos subversivos".

Montero dijo a los medios que se va a "fortalecer a la institución para evitar actos que vayan en contra del normal desenvolvimiento de las actividades" en todos los comandos departamentales, con ayuda de los "grupos antiterroristas".

La medida busca evitar que en Bolivia "se estén creando grupos subversivos", aclaró el comandante, quien no dio más detalles de este nuevo cuerpo que se sumará a las actividades que desarrolla la institución.

Este pasado jueves el comandante departamental de la Policía Boliviana en Santa Cruz, Miguel Mercado, ya había adelantado que se crearían este tipo de grupos, tras afirmar que no se permitirá "la presencia de terroristas".

El Centro Especial Antiterrorista (CEAT), como se denomina esta unidad, cuenta con ochenta miembros con "lo mejor" de la Policía Boliviana en Santa Cruz, en palabras del comandante.

Mercado apuntó que estos policías realizarán principalmente labores de inteligencia, para detectar si la supuesta célula terrorista se hubiera desplazado de Santa Cruz a la zona del Chapare, en el centro de Bolivia.

Esa zona cuenta con grupos de cocaleros que mantienen protestas contra el Gobierno interino de Jeanine Áñez, las pocas que siguen en el país tras cesar el resto de movilizaciones a favor de Evo Morales en virtud de un acuerdo en una mesa de diálogo entre el Ejecutivo y una serie de organizaciones sociales.

El pasado 13 de noviembre la Policía Boliviana informó de que había identificado a un argentino exmiembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) como parte de los grupos que defendieron a Morales en la ciudad de Montero, en Santa Cruz.

Cinco días después, el Gobierno interino informó de que Jeanine Áñez canceló ese día un viaje dentro del país por temor a un atentado, que atribuyó a un supuesto "grupo criminal" sin aportar más detalles.

La violencia en Bolivia desde las pasadas elecciones del 20 de octubre costó la vida a 34 personas y más de ochocientas fueron heridas, según la Defensoría del Pueblo.

Las protestas comenzaron el día después de las elecciones, tras las que fue declarado vencedor Evo Morales entre denuncias de fraude desde la oposición.

El pasado 10 de noviembre un informe de la Organización de Estados Americanos advirtió graves irregularidades en los comicios y Morales anunció su renuncia, forzado por las Fuerzas Armadas, para al día siguiente viajar a México, donde está asilado.

La renuncia de Morales ha sido calificada como "golpe de Estado" por varios Gobiernos y políticos latinoamericanos.

Otros países han reconocido al Ejecutivo interino de Jeanine Áñez, que asumió el poder el pasado 12 de noviembre, mientras que parte de la comunidad internacional ha instado al diálogo sin pronunciarse sobre la crisis política.