Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 25 de enero de 2021
  • Actualizado 04:13

General Cuéllar dice que supo de las muertes al día siguiente por la prensa

El excomandante del CEO, acusado de asesinato, declaró ante los fiscales que el parte informativo que recibió no reflejaba los decesos y desconoce cómo se dieron porque no estuvo en el lugar.

Cocaleros y uniformados en los conflictos suscitados en el puente de Huayllani, la tarde del 15 de noviembre de 2019. Dico Solís
Cocaleros y uniformados en los conflictos suscitados en el puente de Huayllani, la tarde del 15 de noviembre de 2019. Dico Solís
General Cuéllar dice que supo de las muertes al día siguiente por la prensa

El excomandante del Comando Estratégico Operacional Central (CEO) de Cochabamba, Alfredo Cuéllar, en su declaración informativa a la que accedió OPINIÓN, sostuvo que su función fue administrativa y no operativa, y que el plan de operaciones autorizaba el empleo de “munición no letal”, pero incluso para eso debía haber una orden. El General fue aprehendido la tarde del martes, tras prestar su declaración informativa, por la presunta comisión del delito de asesinato en el marco de las investigaciones por las muertes en Huayllani (Sacaba), ocurridas el 15 de noviembre de 2019.

Consultado sobre si tuvo conocimiento de la muerte de personas y heridos por armas de fuego, respondió: “Si me enteré por la prensa al día siguiente ni siquiera en el parte me informaron sobre dichos extremos. No tengo conocimiento de cómo se produjeron las muertes porque no estaba ese día, 15 de noviembre de 2019, en el lugar del puente de Huayllani (Sacaba)”.

La autoridad indicó que esa jornada estuvo con su Estado Mayor en la Segunda Brigada Aérea. “No es mi nivel salir ni participar en las operaciones. Yo me quedo en el Comando para coordinar como parte administrativa”.

Ahora, su audiencia de medidas cautelares fue fijada para hoy a las 10:30 en el Juzgado de Sacaba.

INVESTIGADOS

El Ministerio Público amplió la investigación a cinco personas más en el caso de Huayllani; dos exministros (de Defensa y Gobierno; Luis Fernando López y Arturo Murillo), dos jefes policiales y un militar, informó el fiscal departamental de Cochabamba, Eduardo Terrazas Chacón.

“La comisión de fiscales va a analizar si concurren riesgos procesales y, conforme a ello, emitirá las resoluciones que correspondan. Estamos iniciando la fase preparatoria y no se descarta que se convoque a más testigos u otras personas relacionadas al hecho”, dijo.

Sobre la aprehensión del General Cuéllar, el comandante en Jefe Accidental de las Fuerzas Armadas del Estado, Jaime Alberto Zabala, señaló que fue “desconcertante”. Recordó que no actúan de forma arbitraria y solo cumplen acciones de mando dispuestas por el Capitán General de las Fuerzas Armadas, cargo que es ejercido por el Presidente.

“Estamos seguros que las acciones de los mandos militares se enmarcaron en las leyes, decretos supremos y reglamentos en la actual vigencia. Se ejecutaron operaciones de apoyo a las fuerzas policiales que fueron rebasadas evitando la confrontación y derramamiento de sangre entre hermanos bolivianos, con ideologías divergentes”, señaló.

Expresó que están complacidos con la llegada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de la que esperan una investigación profunda e imparcial de los sucesos de 2019.

El general Cuéllar, en su declaración informativa, dijo que a raíz del Decreto Supremo 4078 el entonces Jefe de las Fuerzas Armadas del Estado ordenó que los “comandantes de los CEOS coordinen con los comandantes departamentales regionales y policiales para la conformación inmediata del comando conjunto y su empleo de acuerdo a su situación”. En ese sentido, emite el plan de operaciones que establece el uso de munición no letal.

También refiere que los comandantes de las grandes unidades son responsables de la planificación y ejecución de las operaciones en sus jurisdicciones.

El Decreto Supremo 4078, promulgado por el Gobierno transitorio, en su artículo tres dice “el personal de las Fuerzas Armadas que participe en los operativos para el restablecimiento del orden interno y estabilidad pública estará exento de responsabilidad penal cuando en cumplimiento de sus funciones constitucionales, actúen en legítima defensa o estado de necesidad, en observancia de los principios de legalidad, absoluta necesidad y proporcionalidad (…)”.

LAS MUERTES

Al promediar las 18:00 de ese “viernes negro” se confirmaban cinco fallecidos y la cifra ascendió a nueve con el paso de las horas, todos del sector cocalero. Un hombre, que pidió reserva de su identidad en ese entonces, fotografió y filmó la llegaba de los muertos al hospital México de Sacaba. Los cuerpos estaban cubiertos con frazadas y encima tenían su nombre escrito en un papel blanco.

El nosocomio colapsó debido a que había decenas de personas que buscaban atención médica. Varios fueron derivados al hospital Viedma, esa noche.

El 11 de junio de este año, murió la décima víctima de Huayllani, quien estuvo luchando por su vida con una bala que se alojó en su cabeza ese 15 de noviembre. La organización denominada “Héroes de la Democracia” contempla 12 fallecidos en sus listas. Los otros dos decesos fueron el 11 y 29 de noviembre. El primero habría muerto tras ser disparado por uniformados desde un helicóptero, según esa agrupación.

¿QUIÉNES PODÍAN AUTORIZAR USO DE HELICÓPTEROS?

 “El Ejército tiene helicópteros y la Fuerza Aérea aviones, el que ordena el vuelo de los helicópteros y de los aviones son los comandantes de cada unidad. También pueden autorizar el Ministro de la Presidencia, Ministro de Defensa y Comando de Fuerzas. Asimismo, quiero aclarar que dentro del plan emitido por mi Comando no está el apoyo aéreo”, manifestó el General Cuéllar, cuando los fiscales le preguntaron si tenía conocimiento del uso de aeronaves el 15 de noviembre de 2019.

El General indicó que tampoco solicitó el uso de vehículo blindado y que los comandantes de las grandes unidades, quienes hacen su plan de operaciones, pudieron considerar o no ese aspecto.

Sobre si su plan consideraba a la patrulla de satinadores respondió: “Es un apoyo a nuestras fuerzas que sus tareas están en el plan de operaciones y son miembros para tarea especial y mejor explicación les dará el comandante del Ejército (…). En la orden de operaciones de la unidad se puede saber si estos (satinadores) se encontraban en la zona o no”.

Dijo que el Decreto Supremo 4078 si autorizaba el uso de armamento letal, pero que su plan no aprobó esa cuestión.

MURILLO Y LA “CASA CON ARMAS” DE EL MORRO

El general Cuéllar, en su declaración, manifestó que no había recibido órdenes de Ministerio o Presidencia durante su labor en el CEO, hasta el 14 de noviembre de 2019, cuando el entonces ministro de Gobierno Arturo Murillo les instruyó que investiguen un domicilio donde habría armas de fuego en la zona del Morro en Sacaba y que debían intervenir, pero el General no autorizó esa operación por el “alto riesgo y la vulneración al derecho de las personas”.

Explicó que fue designado comandante del CEO en febrero de 2019. Dijo que en reiteradas oportunidades pidió su cambio de destino porque su jerarquía era para otro cargo, pero no dieron curso a su petición. Acotó que hay cinco niveles antes de su Comando Administrativo. “No tengo mando de personal de cuadro, ni personal de tropa”.

Antes de ocupar ese puesto, fue nombrado General de Brigada en diciembre de 2017. Ambos nombramientos se dieron durante el gobierno de Evo Morales.

Asimismo, dijo que recibió un memorando el 17 de noviembre de este año, donde es designado Secretario ACC general permanente del Consejo Supremo de Defensa del Estado Plurinacional (Cosdep).