Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 19:16

Funcionario de Punata es investigado por presunto abuso sexual a una niña

La víctima, de siete años, habría sufrido toques impúdicos por el actual jefe de Personal de la Alcaldía, el 13 de diciembre de 2020. La Policía propuso a otra testigo para declarar.

Fotografía ilustrativa de una niña. ARCHIVO
Fotografía ilustrativa de una niña. ARCHIVO
Funcionario de Punata es investigado por presunto abuso sexual a una niña

La concejala de Punata Maribel Alejandra Almanza solicitó al fiscal de materia “transparencia y celeridad” en la investigación de un caso de presunto abuso sexual a una niña, de siete años, iniciado en diciembre de 2020 contra Boris E.G.A., actual jefe de Personal de la Alcaldía de Punata.

“En mi calidad de honorable concejal del municipio de Punata, he tenido conocimiento de un caso de abuso sexual contra una menor, de siete años, que presuntamente habría sido cometido el pasado año por parte del actual jefe de personal de la Alcaldía de Punata, el señor Boris E.G.A., el mismo que está gozando de plena libertad (…). Han trascurrido seis meses y no se ha investigado nada”, dice parte del memorial que le hizo llega la concejala al fiscal de la provincia, con fecha del 8 de julio.

En su criterio, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y la Fiscalía de esa región incurrieron en “negligencia” y “falta de transparencia”. Por ello, señaló que los denunciará por incumplimiento de deberes, uso indebido de influencias, consorcio de fiscales y abogados, encubrimientos, entre otros delitos.  

ANTECEDENTES

El 13 de diciembre de 2020, la niña, junto con su mamá y sus hermanos, se encontraba sentada cerca de la parada de micros de Punata. Ella quiso ir al baño y, con sus hermanos, estaba dirigiéndose al Coliseo de Punata cuando fue interceptada por un hombre que le ofreció comprarle galletas y una muñeca, mientras sus familiares se adelantaron y no se percataron de lo que estaba sucediendo. La subió a su movilidad y la llevó a su domicilio.

Según el testimonio de la víctima, ese hombre se presentó como Boris G. y le compró galletas, yogurt, chocolates de una tienda que estaría al frente de la casa de su agresor. La niña logró escapar de su atacante tras que la golpeara a la altura de la cadera con un cinturón, le realizara toques impúdicos y empezara a consumir bebidas alcohólicas.

Luego, se habría encontrado con su mamá, quien estaba buscándola, y le contó todo lo ocurrido. Su progenitora le pidió que le llevará hasta la casa donde fue abusada sexualmente y luego denunció el hecho.

Sobre el caso, el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) del Valle Alto, Nelson Campos, informó que esa dependencia, a través de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, tomó conocimiento de la denuncia de abuso sexual el 4 de enero de este año.

El policía asignado al caso realizó varias actuaciones y el 25 de enero presentó el informe a la Fiscalía, y solicitó que emita un requerimiento de revisión de imágenes y videos del domicilio del denunciado, pero no le habrían dado curso, según Campos.

El 29 de junio, el nuevo investigador pidió una declaración ampliatoria de una testigo para conocer algunos aspectos importantes del proceso.