Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de febrero de 2024
  • Actualizado 21:42

Feminicida de Catalina es enviado a El Abra; sus 4 hijas quedan al cuidado de su abuela

Dan el último adiós a Catalina C.V., segunda víctima de feminicidio en Cochabamba. BETTY MANUEL-VOCES LIBRES.
Dan el último adiós a Catalina C.V., segunda víctima de feminicidio en Cochabamba. BETTY MANUEL-VOCES LIBRES.
Feminicida de Catalina es enviado a El Abra; sus 4 hijas quedan al cuidado de su abuela

Catalina C.V. (36) es la segunda víctima de feminicidio en Cochabamba, en lo que va de este 2023. Su esposo Cristóbal M.A. (40) la obligó a ingerir una sustancia tóxica, el viernes 24 de febrero, en su domicilio ubicado en la zona del Mirador del municipio de Vinto. Él tomó el mismo líquido, pero fue auxiliado y, el domingo 26, un juez ordenó su detención preventiva en la cárcel de El Abra, mientras continúan las investigaciones. La audiencia se desarrolló en una sala del Hospital Viedma.

La víctima costuraba y vendía polleras para ganarse la vida. Su esposo le exigía que se quede en casa. Ahora, sus cuatro hijas (de 19, 17, 15 y 12 años) han quedado al cuidado de su abuela materna, que tiene 79 años.

Según familiares de la víctima, Cristóbal tenía otra pareja. Una de sus hijas ya había escuchado amenazar de muerte a su madre durante las últimas semanas. Catalina murió por insuficiencia respiratoria, edema agudo de pulmón e intoxicación por ingesta de sustancia química. La madre e hijas de Catalina, junto a amigos y vecinos, le dieron el último adiós. El área de Trabajo Social de la Fundación Voces Libres apoyó a la familia doliente. Y el Observatorio de Justicia, de la misma institución, defiende gratuitamente a la familia de la víctima.

El abogado Marcelo Sánchez señaló que Cristóbal se encuentra fuera de peligro y será trasladado a El Abra en cuanto reciba su alta médica. “Se presentaron los elementos necesarios para que en el proceso concurran los riesgos procesales previstos en los incisos 1, 4 y 7 del artículo 234 y los incisos 2 y 5 del Código de Procedimiento Penal. Sin embargo, nada de lo que hagamos puede reemplazar la vida de Catalina para sus hijas, el cumplimiento de sus proyectos, de sus sueños y derechos”.