Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de junio de 2024
  • Actualizado 00:00

Trópico: quisieron separarse, se arrepintieron y dicen haber ido al calabozo; apuntan a corregidor

Tras escapar de las carceletas, las personas retenidas huyeron a Cochabamba. Llegaron con apenas shorts y chancletas.

 

Fotografía ilustrativa de una persona encarcelada. PIXABAY
Fotografía ilustrativa de una persona encarcelada. PIXABAY
Trópico: quisieron separarse, se arrepintieron y dicen haber ido al calabozo; apuntan a corregidor

Una familia del Trópico, compuesta por un hombre, una mujer y un niño de 13 años, huyó de la comunidad de San Francisco, en el Chapare, y llegó a Cercado denunciando que habría sufrido torturas por parte del corregidor de la localidad.

La denuncia detalla que a mediados de noviembre, la pareja definió, en un primer momento, terminar su relación, por lo que acudió a la autoridad comunitaria para firmar el divorcio. Sin embargo, en un segundo momento, el hombre y la mujer decidieron dar marcha atrás y continuar con su matrimonio.

Al conocer esa decisión, el corregidor le indicó a la pareja que tendría que pagar 13.000 bolivianos por “daños y perjuicios” a la autoridad. Al negarse, ambos fueron retirados a las rastras de su hogar y llevados a unas carceletas improvisadas, donde habrían sido torturados y secuestrados por varios días.

La información del hecho fue relatada por Tatiana Herrera, directora de Genero, Generacional y Familia de la Alcaldía de Cochabamba, que lleva el caso junto al abogado de la familia y la Defensoría.

“Estas tres personas terminan huyendo y es el defensor del Pueblo de ese lugar quien les ayuda porque en vista de que prácticamente les iban a matar, les ayuda, así como estaban. Les dio 50 bolivianos para que vengan. Estaban en chancletas y short, así llegaron. Uno no logró escapar, el hermano de la mamá”, dijo Herrera, en declaracionesa Unitel

Herrera indicó que incluso se habría arrastrado y torturado al menor de 13 años. Este también fue encerrado en una carceleta que, según la funcionaria, fue construida por instrucciones de Evo Morales.

Herrera dijo que el hermano de la mujer todavía se encuentra en el Trópico y que tanto él como autoridades y familiares no contestan las llamadas, por lo que se encuentran bajo alerta.

“Seguimos alerta en razón de que el hermano de una de las víctimas de la mamá del pequeño se encontraría todavía en el sector. Seguimos haciendo las llamadas tanto a las autoridades como a los familiares. Todos los teléfonos están apagados, son indicios preocupantes”, afirmó Herrera.

El Ministerio Público se encuentra investigando el hecho.