Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 00:33

SENTENCIA DE 4 AÑOS EN PALMASOLA, EN SANTA CRUZ

Exdirectora de un kínder va a la cárcel por abuso sexual a menor

La acusada llevaba a los niños a una habitación para que estos practiquen con muñecos juegos eróticos y actos sexuales, además de impulsarlos a dar golpes para guardar secretos.
Exdirectora de un kínder va a la cárcel por abuso sexual a menor

El Tribunal de Sentencia Primero del Distrito Judicial de Santa Cruz condenó con 4 años de cárcel en el penal de Palmasola a la exdirectora del kinder Santa Cruz Christian Learning Center, Misty Shea,  acusada por el delito de Corrupción de infante niña, niño o adolescente.

El Ministerio Público indicó que cuenta con las suficientes pruebas para determinar que se realizaron actos libidinosos o que contribuyen a corromper a la víctima menor de edad, puesto que en el kínder los niños y niñas eran sacados de las filas para ser conducidos hasta una habitación “especial” donde les daban muñecos y muñecas con los que ejercían juegos eróticos y actos sexuales, además de incitar a golpearse entre ellos.

Según el documento de sentencia condenatoria, la conducta de la imputada de 42 años encuadraba con el delito. Sin embargo, la acusada negaba su participación en los hechos.

Asimismo, la declaración de la menor permitió conocer el nombre de otros dos agresores (Jaime Kabemirc y Benjamin Smith) quienes actualmente se encuentran prófugos de la justicia. Ambos se escaparon a Estados Unidos. 

La madre de la menor mencionó que hubo irregularidades en el proceso como pérdida de documentos, amenazas, suspensión de audiencias y algunos jueces le insistían para que llegue a un arreglo o permita un juicio abreviado. 

“Sentí un poder económico detrás” dijo en su momento la mamá de la víctima al diario  OPINIÓN.

ANTECEDENTES El colegio que dirigía la sentenciada era uno de los  más costosos de Santa Cruz, al que únicamente ingresaban menores con dominio de inglés, casi exclusivo para misioneros, hijos de misioneros con currícula americana o que formaban parte de la iglesia.

Desde 2015, la madre tuvo que testificar varias veces lo sucedido con su hija y pese al daño que le causó recordar esos momentos, ella inisistió hasta que se haga justicia por el crimen que cometieron contra su niña y otros menores.

La psicóloga del colectivo feminista Mujeres Creando Greta Vargas dijo en una publicación en julio de este año que existen más personas implicadas en el caso, pero que las madres han sido amedrentadas y no denuncian. “Hay negación en ellas”.

Vargas valora la decisión de la madre de la menor porque por más de cuatro años se enfrentó a abogados, policías, fiscales y jueces que le ofrecieron una suma económica para que abandone el proceso, “es fácil evadir la justicia cuando hay poder económico “los funcionarios y policías se aprestan a hacerse a los locos”.

Se conoce que los otros agresores continúan prófugos y la niña recibió varias sesiones de apoyo psicológicos, pero existen momentos en los que la menor, que ahora tiene ocho años, entra en crisis emocional.