Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 16:09

Exasambleísta es sentenciado a 30 años por violar y abusar de cuatro niños

La justicia halló culpable a Julio César Ferreira, exautoridad regional del Gran Chaco por el MAS, de las agresiones sexuales que sufrieron sus hijastras y otros dos menores.

El exasambleísta Julio César Ferreira, sentenciado por violación y abuso sexual a menores, sale de la audiencia de juicio oral. PILCOMAYO INFORMA
El exasambleísta Julio César Ferreira, sentenciado por violación y abuso sexual a menores, sale de la audiencia de juicio oral. PILCOMAYO INFORMA
Exasambleísta es sentenciado a 30 años por violar y abusar de cuatro niños

Julio César Ferreira, exasambleísta regional del Gran Chaco por el Movimiento Al Socialismo (MAS), fue sentenciado este miércoles a 30 años de prisión por delitos de violencia sexual cometidos en contra de cuatro menores de edad, según la publicación de El País.

La madre de los niños también fue sentenciada a tres años de reclusión. El abogado de las víctimas, Franz Carlos Gutiérrez, informó a ese medio de comunicación que el Ministerio Público y la parte acusadora presentaron las pruebas periciales, testificales y materiales, donde la madre de los menores es acusada, en calidad de cómplice.

De acuerdo con los antecedentes, el exasambleísta fue aprehendido en abril de 2020, en Villa Montes (Tarija). Fue denunciado por la presunta violación de una de sus hijastras, de 6 años, y el abuso sexual de otros tres menores; dos niñas, de 6 y 7 años, y un niño de 4. Las víctimas son las dos hijas de la concubina del ahora sentenciado y sus dos sobrinos.

El 29 de abril de 2020, la abuela de los niños presentó la denuncia formal contra el exasambleísta. Dos días antes, la mujer llevó a una de las víctimas a un centro de salud para que sea valorada debido a que presentaba dolores en las partes íntimas.

En esa oportunidad, la abuela relató que sus nietos pasaron la noche con ella dos semanas antes de la denuncia. Notó que las niñas no podían dormir y cuando les preguntó, ellas solo le dijeron que el esposo de su madre las maltrataba y sentían miedo.

Después de esa visita, las menores volvieron a la casa de su abuela y ahí le contaron que su padrastro las llevaba a su habitación diciéndoles que le den masajes, pero las abusaba y las amenazaba con un cuchillo.

Una de las víctimas presentó dolores fuertes cuando quería orinar. Entonces, la abuela la llevó al hospital por la infección urinaria y un forense confirmó la violación.

Las cuatro víctimas, en las entrevistas psicológicas, relataron lo que les hacía el exasambleísta. Se estableció que una presentaba desgarros y los otros tres menores sufrieron abuso sexual, es decir, les realizaba toques impúdicos.

Después de nueve meses, comenzó el juicio oral y este miércoles se dictó sentencia máxima para la exautoridad. En tanto, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA) dio a conocer que apelará el dictamen respecto a la situación de la madre y tía de las víctimas debido a que consideran que la pena debía ser mayor porque fue cómplice de los vejámenes.