Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de agosto de 2020
  • Actualizado 14:19

Estafador de futbolistas colombianos está en prisión preventiva tras proceso iniciado por dueñas de dos alojamientos

Fotografía de Archivo de la cárcel de San Pablo, en Quillacollo. ARCHIVO
Fotografía de Archivo de la cárcel de San Pablo, en Quillacollo. ARCHIVO
Estafador de futbolistas colombianos está en prisión preventiva tras proceso iniciado por dueñas de dos alojamientos

Dos propietarias de alojamientos que alquilaron habitaciones a Édgar Humberto O.S., de 31 años, para acoger a jóvenes futbolistas del exterior que llegaron a Cochabamba con la promesa de un contrato con el club Bata, denunciaron al mencionado por estafa con agravación de víctimas múltiples hace unos dos meses y consiguieron su detención preventiva en el penal de San Pablo (Quillacollo).

Nueve futbolistas colombianos llegaron a Cochabamba en febrero tras recibir una carta de invitación de Édgar Humberto O.S., quien se presentó como presidente del club Bata y les prometió brillar en su carrera futbolística.

La promesa no se cumplió, fueron abandonados y ocho se contagiaron con COVID-19. Estuvieron internados en el hospital del Sur y finalmente pudieron retornar a su país en un vuelo humanitario el 20 de junio, después de las gestiones del sacerdote boliviano David Cardozo, quien los ayudó y acogió durante meses en su parroquia cochabambina.

El 17 de abril, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Cochabamba reportó que Édgar Humberto O.S. fue aprehendido, el día anterior en la zona del mercado campesino, acusado de tráfico de personas. Fue denunciado por los colombianos engañados, pero el proceso no prosperó por “falta de pruebas”.

Sin embargo, Janneth Z. y Nelly Martha N., propietarias de alojamientos, se anoticiaron de la situación de los jóvenes e identificaron al hombre que había sido aprehendido como el que solicitaba alquileres en sus inmuebles para traer a jóvenes del exterior y que desaparecía sin pagarles por los servicios.

Janneth Z. contó a OPINIÓN que, junto con la otra mujer, acudieron a la FELCC para formalizar la denuncia por estafa e impedir que el hombre sea liberado, principalmente para evitar que continúe trayendo jóvenes del exterior con engaños. “A Édgar Humberto O.S. le dieron cinco meses de detención preventiva, aún estará en la cárcel, pero debemos colectar todas las pruebas para que no salga libre. Ha hecho daño a muchas familias”.

La mujer indicó que los colombianos que se contagiaron con COVID-19 no estuvieron en su alojamiento, pero conoció a otro grupo de extranjeros que llegaron con el mismo sueño. El 11 de septiembre de 2019, abrió sus puertas a 23 jóvenes (tres argentinos y 20 colombianos), pero tuvo que desalojarlos después de dos meses porque Édgar Humberto O.S. desapareció sin pagar por los servicios.

“El hombre desapareció, con él eran 24 personas en el alojamiento. Los jóvenes estaban con un chicolac, no tenían con qué alimentarse. En alguna oportunidad les invité comida. No sabíamos lo que estaba pasando y después empezamos a sospechar. Todo estuvo más claro cuando se conoció la historia de los colombianos que dieron positivo a COVID-19 y entonces lo denunciamos por estafa múltiple”, manifestó.