Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de febrero de 2020
  • Actualizado 03:07

EL VIDEO SE REGISTRÓ EN MAYO

Policía “chicotea” a menores y Comandante dice que investigarán

El hecho sucedió en la sala de conciliación de la EPI 6. Se presume que el adolescente y el niño serían inhaladores de clefa que circulan por la zona de la terminal de buses.
Ambientes de la EPI 6 en la avenida Ayacucho y Montes.	Ayar Wari
Ambientes de la EPI 6 en la avenida Ayacucho y Montes. Ayar Wari
Policía “chicotea” a menores y Comandante dice que investigarán

Ayer se viralizó y registró un nuevo caso de abuso policial a menores de edad en Cochabamba.

El hecho se dio a conocer a través de un video en las redes sociales en el cual se puede observar al efectivo policial mientras propina “chicotazos” a un niño, de aproximadamente 10 años, y a un adolescente.

El niño es quien muestra una reación de terror ante  los hechos. Y entre gritos y lágrimas le pide que se detenga.

“Por favor mi sargento, me voy a ir, por favor, me voy, me voy”, es su pedido.

La indignación en las redes sociales fue inmediata. Sin embargo, los comentarios a favor del efectivo policial fueron de mayor porcentaje, ya que se trataría de presuntos inhaladores de clefa que suelen circular con regularidad por la zona de la terminal de buses.

El comandante Departamental de la Policía Raúl Grandy, indicó que, según datos extraoficiales, el video habría sido grabado en el mes de mayo.

Y quien propina los golpes, con un cinturón al niño y al adolescente, sería un suboficial.

El suceso tuvo lugar en la sala de conciliación de los ambientes de la Estación Policial Integral (EPI) 6, ubicada en la avenida Ayacucho y Montes, en pleno centro de la ciudad.

Grandy declaró que hasta ayer por la mañana no tenía conocimiento de este material, ni del hecho.

“Considero que no es la forma adecuada de ‘disciplinar’ a los adolescentes, ya que hay instancias encargadas para hacer esto. Al ver estas imágenes siento indignación”, señaló.

Admitió que este tipo de hechos suceden con mayor regularidad últimamente, y que no van a permitir este tipo de actitudes dentro de la institución policial.

Indicó que antes de tomar cualquier tipo de acción sobre este caso, se debe elaborar un informe acerca de “lo que realmente haya acontecido”, a la par de conocer la versión del policía.

Además, explicó que es necesario revisar si existe una denuncia efectuada por los familiares, ya sean padres o tutores, de los menores del video.

La directora de Género, Generacional y Familia, Carolina Orías, calificó de lamentable el hecho de que, en su condición de autoridades, los policías cometan abuso de poder, sobre todo si se trata de un sector vulnerable como los niños.

“Debe haber una reestructuración por parte de la Policía. No se les está dando la sensibilización y capacitación necesaria en derechos humanos. Y sobre todo, no se está verificando que los policías sean las personas correctas”, dijo.