Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de enero de 2020
  • Actualizado 07:10

DOS HOMBRES Y UNA MUJER

Caen falsos veterinarios que visitaban domicilios

Los detenidos por la Policía aplicaban inyecciones y hacían desparacitasiones sin tener un mínimo de conocimiento.

Los supuestos veterinarios arrestados por la FELCC. colegio de veterinarios
Los supuestos veterinarios arrestados por la FELCC. colegio de veterinarios
Caen falsos veterinarios que visitaban domicilios

Dos varones y una mujer vestidos con batas blancas fingían ser veterinarios y vacunaban y desparasitaban a mascotas en un servicio a domicilio.

El ilícito fue denunciado por el presidente del Colegio de Veterinarios y Zootecnistas de Cochabamba, René Orozco ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Orozco señaló que recibieron varias denuncias de personas que viven por Coña Coña  que fueron visitadas por estos supuestos profesionales que cobraban entre 5 y 10 bolivianos por cada procedimiento. Incluso entregaban tarjetas de la supuesta veterinaria a la que pertenecían, cintillos de vacunación y cargaban varios insumos  en sus mochilas.

Aclaró que la mujer tiene 16 años y que ninguno de los tres tiene estudios de veterinaria y menos conocimientos básicos de la materia. “No sabemos qué aplicaban estas personas a los animales, tienen ampollas , jeringas y otras medicinas que usaban en sus visitas”, apuntó.

Asimismo, se tiene conocimiento de que usaban un vehículo con el logo de la veterinaria para  acudir a las viviendas.

BIOCIDIO La propietaria de un gato que fue atendido por estos veterinarios acudió al consultorio de una profesional certificada asegurando que después de recibir la vacuna el animal  se enfermó.

“La veterinaria no pudo hacer nada, los riñones del gato estaban comprometidos y murió. La dueña de la mascota presentó la tarjeta que le dejaron estos veterinarios y esto demuestra que además del ejercicio ilegal de la profesión también cometieron el delito de biocidio”, puntualizó.

La Policía arrestó ayer en la mañana a las tres personas in fraganti cuando atendían a una mascota en una vivienda.