Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 21:58

Doloroso adiós a Tamy, la niña víctima de violación e infanticidio

El padrastro de la víctima aceptó su culpa y, en un juicio abreviado, fue condenado a 30 años de cárcel en El Abra.

Dolor y llanto en el último adiós a la niña Tamy en el Cementerio General de Cochabamba. DICO SOLÍS
Dolor y llanto en el último adiós a la niña Tamy en el Cementerio General de Cochabamba. DICO SOLÍS
Doloroso adiós a Tamy, la niña víctima de violación e infanticidio

En medio de llanto, la niña Tamy, víctima de violación e infanticidio, fue despedida hoy en el Cementerio General de Cochabamba. Sus padres, abrazando con fuerza el ataúd, se preguntaban cómo alguien pudo cometer semejante acto de crueldad.

Tamy, una niña de tan solo dos años y 10 meses, con discapacidad, cayó víctima de su padrastro, Romario Soria Fajardo, quien reconoció su culpabilidad y, en un juicio abreviado, fue condenado a la pena máxima por infanticidio: 30 años de prisión sin posibilidad de indulto, en el penal de El Abra.

La impactante noticia ha conmocionado a Cochabamba. El jueves, la madre de Tamy la encontró aún con vida, pero con graves heridas, y la llevó de inmediato al Hospital de Punata, municipio donde vivían en alquiler. A pesar de los esfuerzos médicos y de cinco horas de agonía, la menor de edad falleció a causa de las lesiones sufridas.

La madre le pidió a su pareja, con quien llevaba siete meses de relación, que cuidara de su hija de 17:00 a 19:00, mientras ella trabajaba en una pensión. Después del hecho, el hombre fue detenido y puesto a disposición del Ministerio Público, siendo posteriormente sentenciado con la máxima condena en Bolivia.