Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 07 de diciembre de 2022
  • Actualizado 18:11

Dolor: otra menor víctima de violación se quita la vida

Una adolescente, de 13 años, era agredida sexualmente por su cuñado en Potosí. Es el tercer caso similar que termina en muerte a nivel nacional.
Fotografía ilustrativa de un hombre violento. PEXELS
Fotografía ilustrativa de un hombre violento. PEXELS
Dolor: otra menor víctima de violación se quita la vida

Una adolescente, de 13 años, se quitó la vida hace cinco días en Potosí. La víctima le temía a su cuñado, quien la agredió sexualmente durante varios años.

La menor de edad vivía un calvario y decidió acabar con su vida. Dejó una carta póstuma donde relata su sufrimiento. “Hemos conocido sobre el levantamiento legal del cadáver de una menor de apenas 13 años, quien hubiese tomado la decisión de quitarse la vida”, informó la fiscal departamental de Potosí, Roxana Choque, según una publicación de Urgente.bo.

La víctima habría sido encontrada sin vida el sábado 5 de noviembre. El caso inicialmente fue tipificado como suicidio. 

Según las investigaciones, la menor de edad estaba viviendo con su cuñado. Ella se mudó para cuidar de su sobrino, de ocho años, después que su hermana perdiera la vida. Su agresor, de 35 años, fue aprehendido por el delito de violación a infante, niña, niño o adolescente.

Es la tercera víctima de violación que acaba con su vida por temor a su violador en un mes. En octubre, una joven, de 22 años, y una adolescente, de 13, tomaron la misma decisión en Santa Cruz y La Paz.

Marcela (nombre cambiado), de 22 años, dejó una carta póstuma donde revelaba que fue víctima de violación desde sus siete años. Su agresor era su padrastro Juan Carlos A.G., quien había prometido cuidar de ella y de sus hermanas tras el fallecimiento de su madre. El caso se descubrió el 8 de octubre en la comunidad de Santa Rita, El Torno, Santa Cruz.

Juan Carlos A. enviudó hace más de 15 años y, desde entonces, comenzó a agredir sexualmente de algunas de sus hijastras y de las primitas de ellas. Siete jóvenes de su entorno “rompieron el silencio” tras la muerte de Marcela e hicieron conocer que fueron agredidas sexualmente por el sindicado durante su niñez y adolescencia.

Juan Carlos A. negó las demandas en su contra, pero las declaraciones de las denunciantes coinciden. El sindicado se encuentra con detención preventiva en el penal de Palmasola, desde el 20 de octubre, por los delitos de homicidio-suicidio y violación de infante, niña, niño o adolescente.

El otro caso se registró en la comunidad de Huayhuasi, Mecapaca, La Paz. Sofía (nombre cambiado) reveló en septiembre que su vecino Cirilo M.V. la agredió sexualmente en tres oportunidades cuando tenía solo ocho años. Ella y otras niñas iban a su casa por agua debido a que no contaban con ese servicio. 

La menor de edad ya había cumplido 13 años cuando reveló el “secreto” que la atormentaba y no la dejaba vivir. Se quitó la vida la noche del martes 18 de octubre luego de conocer que su agresor había sido liberado.

Tras la muerte de Sofía, Cirilo M.V. y su hijo Tito Miguel M.B. fueron aprehendidos por los delitos de violación de infante, niña, niño o adolescente agravado y acoso sexual, respectivamente. Ambos fueron enviados preventivamente, por seis meses, a la cárcel. Se siguen dos procesos; el otro es por homicidio-suicidio.

Gladys S., esposa de Tito Miguel M., también fue enviada a la cárcel de Obrajes porque presuntamente habría estado acosando y amenazando a la víctima para que elimine conversaciones de su teléfono.