Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 01:32

Diprove desbarata clan familiar que se dedica al robo de motos

Padre e hijo se llevaban los vehículos aprovechando el descuido de los dueños. El primero se dio a la fuga, mientras el otro fue capturado al igual que su esposa y la hermana de ella.

Diprove presenta a tres de los cuatro miembros de un clan familiar. CORTESÍA
Diprove presenta a tres de los cuatro miembros de un clan familiar. CORTESÍA
Diprove desbarata clan familiar que se dedica al robo de motos

La Dirección de Prevención de Robo de Vehículos desbarató un clan familiar que se dedicaba al robo de motocicletas en Cochabamba. Héctor S.M. y Moisés S., padre e hijo, sustraían los motorizados, mientras Ana Cristina R., esposa del hijo, y su hermana Shirley R. se encargaban de esconder las motos hasta que sean modificadas, y las comercialicen íntegras o como repuestos.

La Policía capturó a tres de los cuatro miembros del clan; el padre se dio a la fuga y está siendo buscado por los efectivos policiales.

A Diprove reportaron el robo de una motocicleta, que fue sustraída de la puerta del domicilio del propietario, al promediar el mediodía del miércoles. De inmediato, los efectivos comenzaron los operativos e identificaron el motorizado cerca de las 20:00 en la avenida Guayacán. Héctor S.M. y Moisés S. estaban a bordo del vehículo; el primero logró darse a la fuga conduciendo hacia la avenida del Túnel de El Abra, mientras su hijo fue aprehendido por los uniformados, informó el director departamental de Diprove, Rubén Darío Lobatón.

Esa dependencia policial continuó con los actuados y este jueves recuperaron la moto robada que estaba al interior de un inmueble. En ese lugar, las hermanas Ana Cristina y Shirley, de 21 y 18 años, fueron detenidas como integrantes del clan familiar.

“Tenemos tres personas aprehendidas que han sido remitidas al Ministerio Público y aguardan su audiencia de medidas cautelares”, manifestó Lobatón.

Acotó que los delincuentes de este caso son “descuidistas”. Aprovechaban cuando los dueños dejaban sus motorizados en las puertas de sus viviendas o aceras de negocios para robárselos en cuestión de segundos.

Los pintaban para cambiarse el aspecto o los vendían a talleres como repuestos. Añadió que Diprove recibe una o dos denuncias de robo de motos cada día. Por ello, aconsejan usar un sistema antirrobos como candados o cadenas y otros que podrían incluir alarmas sonoras que se activan con el movimiento del motorizado. También podrían considerar el sistema de localización GPS, no estacionar en espacios de escasa visibilidad o solitarios, guardarlos en un parqueo, entre otros mecanismos de seguridad.

En caso de robo, debe reportar el hecho lo antes posible a Diprove. Lobatón señaló que todos los días se realizan operativos.