Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 01:09

Niña embarazada de Chimoré: cruce de derechos, lamento por invisibilización y clamor por 2 vidas

La delegada defensorial de Cochabamba, Marioly Álvarez, expresó que la menor en estado de gestación, tras haber sido violada, se encuentra vulnerada y que ninguna institución veló por ella. Acusó al Materno Germán Urquidi. La Iglesia Evangélica, por su lado, pide respetar las dos vidas.

 

Imagen referencial de una niña abusada. RRSS
Imagen referencial de una niña abusada. RRSS
Niña embarazada de Chimoré: cruce de derechos, lamento por invisibilización y clamor por 2 vidas

El caso de la niña embarazada, producto de la violación que sufrió en manos de su abuelastro en Chimoré, ha abierto la brecha en el debate. La menor transita la semana 29 de su gestación. Su estado ha hecho que las organizaciones sociales, activistas, los médicos y las defensorías sienten postura.

Los galenos entienden que ya es muy tarde para realizar la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) debido a la edad gestacional (siete meses). Desde el Hospital Materno Germán Urquidi consideran que el plazo ha fenecido para la práctica del aborto. También la Iglesia Evangélica, mediante Iglesias Evangélicas Unidas Cochabamba (IEUC) se opone rotundamente a la interrupción del bebé nonato y pide respetar las dos vidas.

El pastor José Luis Rivera fue quien se encargó de socializar la postura y solicitó que se vele por ambas vidas.

Este viernes, la delegada defensorial de Cochabamba, Marioly Álvarez, apuntó que no se están respetando los derechos de la niña de 12 años. Acusó al Hospital Materno German Urquidi de “invisibilizarla”. Además, aseveró que ninguna institución ha visto por ella. Como consecuencia, el curso de su embarazo ha llegado a la semana 29.

"La postura de la dirección del Materno Germán Urquidi no ve el hecho de violación (...), no asisten a esta niña. Es invisibilizada por la dirección del Materno".

"Una niña que clama protección, una niña que viene invisibilizada, una niña que pide continuar con sus estudios. Estamos hablando de un hecho de violación. No podemos permitir que niñas violadas no tengan derecho a ser protegidas, cuando en Bolivia existe toda una normativa pública en salud para intervenir de manera pertinente y oportuna".

En ese sentido, apuntó que la menor se encuentra bajo padecimiento psicológico, físico y social debido al contexto que atraviesa, de tener que llevar adelante el proceso de embarazo contra su voluntad.

La Defensoría del Pueblo exige que se dé cumplimiento, cuanto antes, de la Sentencia Constitucional 206/2014, misma que contempla el acceso a un aborto legal y seguro, cuando se trata de situaciones de embarazos que sean producto de violación, incesto, estupro o cuando la vida o salud estén en riesgo.