Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 01 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:52

Dictan segunda sentencia contra Jhasmani; sigue libre y dice que no le teme a la cárcel

La Justicia lo condenó ayer a ocho años de prisión por cohecho en el caso consorcio. Goza de medidas sustitutivas porque las penas en su contra aún no han sido ejecutoridas. 

Jhasmani Torrico, conocido como el “abogado del diablo”, en la sala del Tribunal de Sentencia No. 1 de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL
Jhasmani Torrico, conocido como el “abogado del diablo”, en la sala del Tribunal de Sentencia No. 1 de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL
Dictan segunda sentencia contra Jhasmani; sigue libre y dice que no le teme a la cárcel

Jhasmani Torrico Leclere, conocido como el “abogado del diablo” o el “abogado torturador”, recibió ayer su segunda sentencia condenatoria, pero dijo que no teme volver a prisión porque considera que “la cárcel es un lugar agradable si sabes pilotearlo y vivirlo”. 

El Tribunal de Sentencia No. 1 de Cochabamba, que atendió el caso denominado consorcio de jueces, fiscales y policías, resolvió este miércoles una sentencia mixta. Cinco acusados, entre ellos Jhasmani Torrico, recibieron sentencias condenatorias, mientras que cuatro fueron absueltos de culpa. 

El “abogado del diablo” fue sentenciado a ocho años de prisión en el penal de San Sebastián Varones, pero actualmente goza de medidas sustitutivas a la detención preventiva. Asimismo, la vocal Anawella Tórrez Poquechoque recibió cinco años de cárcel y Clever Yuri Torrico (su esposo) fue sentenciado a dos años y seis meses, además dos policías fueron condenados a tres años de privación de libertad. 

En tanto, cuatro personas, entre ellas el exfiscal Óscar Mauricio Olivares y la esposa de Jhasmani Torrico, fueron absueltas de responsabilidad penal.

Tiene otra audiencia en puerta. Dijo que el 2 de diciembre iniciará el juicio por el caso Videos, donde se muestra a Torrico golpeando a un presunto deudor.  

SENTENCIAS

El “abogado del diablo” recibió su segunda sentencia. La primera se conoció el 24 de febrero de 2021 cuando un Tribunal de Quillacollo lo declaró culpable del delito de secuestro y lesiones en el “caso Mecánico” y le dio seis años y seis meses de cárcel. Junto a él recibieron condena otras seis personas. 

Torrico se mostró tranquilo, pese a conocer la resolución judicial. “La cárcel es un lugar agradable si sabes pilotearlo y vivirlo, yo vuelvo. Cuando se ejecutorie alguna de las sentencias que están pronunciándose en mi contra no van a necesitar buscarme. Voy a agarrar un taxi y pediré que me lleve a San Sebastián”.

Por el caso Mecánico, Jhasmani consiguió detención domiciliaria con derecho al trabajo, pese a contar con sentencia. Accedió a ese beneficio debido a que su condena aún no ha sido ejecutoriada. 

Sobre esta segunda sentencia, señaló que el Tribunal tiene la facultad de cambiar la tipificación del delito por otro que se haya probado. Dijo que la Fiscalía lo acusó de pagar tres mil dólares para cambiar memorias (teras) y, por ese motivo, lo sentenciaron por el delito de cohecho que consiste en ofrecer dádivas a funcionarios a cambio de realizar u omitir un acto inherente a su cargo. 

Para él, el cambio de tipo penal prueba que no existió consorcio de jueces, fiscales y policías. Sin embargo, considera que tampoco se puede probar cohecho porque se desconoce dónde está la plata, dónde se hizo la entrega, entre otros aspectos. 

“Todavía hay mucha tela por cortar. La sentencia no me genera ningún tipo de agravio porque sé de la norma y una buena apelación puede hacer que el razonamiento, de detectarse error en la sentencia, tenga que anularse y haya un juicio de reenvío, pero lo más importante para mí se ha conseguido y se trata de la absolución de mi esposa. Seguidamente, tengo derecho de iniciar la recriminación al Ministerio Público porque su acusación ha sido temeraria, así que van a pagar caro”, manifestó. 

En 2019, Torrico nombró y vinculó a su consorcio a varios jueces y fiscales. Sin embargo, este miércoles aclaró que se vio “obligado” a incriminar a autoridades porque supuestamente le habían prometido sobreseer a su esposa del proceso.  

“Si declaré contra jueces y fiscales de la lista que me dieron era por la promesa de sobreseimiento de mi esposa (…). A la Fiscalía no le gustó cómo estaba declarando y no le gustó a quiénes empecé a involucrar a razón de que no cumplieron el trato”, dijo. 

Según Torrico, le iniciaron en total 10 procesos, de los cuales siete ya venció con resoluciones a su favor. Tiene dos sentencias condenatorias por los casos Mecánico y Consorcio, pero ninguna está ejecutoriada. En breve, inicia el juicio por videos uno donde golpea a un hombre y está en proceso el denominado “Padrastro”.