Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de octubre de 2020
  • Actualizado 13:20

Dictan pena máxima para cuatro feminicidas de Lidia Montesinos

La joven, de 22 años, fue interceptada por unos pandilleros, quienes la violaron y mataron el 28 de diciembre de 2017. Su madre pide garantías por temor a represalias de implicados.
Lidia Montesinos Coca, una joven que fue asesinada por unos pandilleros en diciembre de 2017, en Ironcollo. Facebook Lidia Montesinos
Lidia Montesinos Coca, una joven que fue asesinada por unos pandilleros en diciembre de 2017, en Ironcollo. Facebook Lidia Montesinos
Dictan pena máxima para cuatro feminicidas de Lidia Montesinos

“Nada me va a devolver a mi hija, pero estoy conforme con la sentencia y puedo decir que se ha hecho justicia. Voy a seguir llorando porque uno no puede olvidarse de sus wawas. Ella era una buena persona y una gran estudiante, pero me la mataron de la manera más horrible hace casi tres años. Ahora, pido garantías porque hay dos personas que van a salir de la cárcel y mi familia puede estar en peligro”, manifestó entre lágrimas la madre de Lidia Montesinos Coca, víctima de feminicidio y violación grupal, en Ironcollo, una comunidad del Quillacollo (Cochabamba).

El abogado de la familia de la víctima, Juan Carlos Montaño, informó que el juicio oral concluyó este miércoles. El juez del Tribunal de Sentencia Penal No. 2 de Quillacollo, Richard Cruz Vargas, en esa audiencia, determinó 30 años de cárcel sin derecho a indulto para cuatro imputados por el delito de feminicidio y uno recibió dos años por encubrimiento. Otro fue absuelto porque no habría participado en la comisión del delito.

Montaño explicó que otro hombre más es investigado por el delito de feminicidio, pero fue aprehendido cuando ya había iniciado el juicio oral y su proceso seguirá aparte siguiendo los debidos procedimientos. Asimismo, hay un adolescente que, por su minoría de edad, fue sentenciado a dos años de cárcel y cumple reclusión en un centro de infractores desde hace un año.

Al menos ocho personas, miembros de pandillas, fueron investigadas por la muerte de Lidia Montesinos, desde diciembre de 2017.

EL CRIMEN Lidia Montesinos Coca tenía 22 años. Se había graduado de la carrera de Contabilidad y, la noche del 28 de diciembre de 2017, salió hacia el gimnasio. Su enamorado la llamó cerca de las 19:45 y ella le dijo que ya estaba retornado a su hogar.

En el trayecto fue interceptada por unos ocho a 10 jóvenes de las pandillas Los Pelkins y Código 36. La joven conocía aparentemente a dos de ellos porque crecieron juntos en el barrio. Justamente ellos la saludaron y le pidieron que brinde una copa. Lidia aceptó para que la dejaran continuar su camino, pero las intenciones de los delincuentes juveniles eran otras. Le exigieron que tome más y luego la arrastraron hasta unos maizales donde unos la violaron, mientras otros le taparon la boca para evitar que grite y sean descubiertos. Al final, para librarse de la denuncia, la asesinaron asfixiándola.

Su familia la buscó con desesperación pensando que Lidia se encontraba retenida en algún lugar. Incluso el enamorado de la joven fue investigado. Empero, el 3 de enero de 2018, un vecino encontró el cadáver de la joven, mientras regaba sus maizales en Ironcollo.

Los efectivos policiales se constituyeron en el barrio Santa Rosa, donde tomaron contacto con el dirigente de la zona y los familiares de la víctima. Se realizó el levantamiento legal del cadáver que, a una semana de su desaparición, se encontraba en estado de descomposición en un lote baldío con sembradíos de maizales. El cuerpo estaba muy cerca de su vivienda, pero jamás imaginaron que la encontrarían sin vida.

TERROR Los Pelkins y Código 36 eran pandillas que atemorizaban en la zona norte de Quillacollo, pero se desarticuló tras el feminicidio de Lidia y tuvieron que responder ante la justicia por la muerte de la joven. Se conoció que dos de ellos tenían procesos pendientes por el delito de violación, es decir, no fue la primera vez que cometieron delitos.

Ángela Nogales, fundadora del colectivo Mujeres de Fuego, destacó la determinación del Tribunal de Sentencia y el trabajo del fiscal de materia Constantino Coca y abogado del caso. Sin embargo, dijo que debe darse prioridad a este proceso para que se tenga la sentencia ejecutoriada. “Seguramente, los abogados de los ahora sentenciados van a apelar y la familia no puede continuar peregrinando por justicia”. 

Rodrigo Guarayo Q. (El Chuky), Rudy Douglas Choquevillca Q., Luis Fernando Barrionuevo T. (El Topo) y Marcos Alarcón F., son las cuatro personas sentenciadas a 30 años de prisión en las cárceles de El Abra y San Sebastián.