Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 09 de diciembre de 2019
  • Actualizado 03:21

Detienen a sospechosos por feminicidio de Celinda

Contradicciones en sus declaraciones y una triangulación de llamadas fueron los indicios para detenerlos como sospechosos del asesinato.
Luego de su audiencia de medidas cautelares, en Colcapirhua, los imputados fueron trasladados con detención preventiva al penal de San Pablo en Quillacollo/Voces Libres
Luego de su audiencia de medidas cautelares, en Colcapirhua, los imputados fueron trasladados con detención preventiva al penal de San Pablo en Quillacollo/Voces Libres
Detienen a sospechosos por feminicidio de Celinda

El juzgado de instrucción cautelar de Colcapirhua determinó ayer, la detención preventiva de Diego C. Q.  y  Mario M. C. sospechosos del feminicidio de Celinda  T. Ch. de 21 años de edad y que fue asesinada con siete puñaladas el pasado 25 de noviembre en El Paso, Quillacollo.

Según informó la abogada de la Fundación Voces Libres, Mercedes Cortez, los detenidos mantuvieron una relación sentimental con la víctima; Diego fue su última pareja y Mario era su expareja y padre del hijo de Celinda.

21 feminicidios

Posicionan  a Cochabamba como el segundo departamento con más asesinatos de mujeres en Bolivia.

La madrugada del lunes 25 de noviembre, los imputados coincidieron en un local aunque en sus declaraciones dijeron que estaban en diferentes lugares y horas.

La investigación permitió revelar que ambos se encontraban en el sector de la escena del crimen, a través de una triangulación de los mensajes y llamadas. 

Diego C. Q. admitió que llamó a Celinda para encontrarse con ella en la cancha de Mosoj Rancho, pero según su declaración ella nunca llegó.

La hermana de la víctima contó con anterioridad que Mario M. había intentado matarla con un cuchillo porque ella no quería volver con él.

El día del asesinato los vecinos de Mosoj Rancho escucharon los gritos de auxilio, pero nadie salió por la convulsión social que atravesaba el país.

Ambos imputados fueron enviados al penal de San Pablo en Quillacollo.