Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 01:12

Destruyen pista de 1.500 metros donde hallaron 500 kilos de droga; servía para 'viajes' a Brasil

Los efectivos antidroga utilizaron explosivos, supervisados por el grupo especial de demoledores, para acabar con la pista.

Un helicóptero de la FELCN, en acción. en Yapacaní. PRENSA JAIME MAMANI
Un helicóptero de la FELCN, en acción. en la provincia Germán Busch. PRENSA JAIME MAMANI
Destruyen pista de 1.500 metros donde hallaron 500 kilos de droga; servía para 'viajes' a Brasil

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) destruyó en las últimas horas una pista clandestina de más de 1.500 metros de largo, emplazada en la provincia Germán Busch, del departamento de Santa Cruz, informó el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Jaime Mamani.

“Ayer (jueves) junto con el director general de la FELCN, coronel Ismael Villca, y un equipo especial de demoledores, nos trasladamos vía aérea a la provincia Germán Busch del departamento de Santa Cruz, para realizar la destrucción de una pista clandestina que fue descubierta en el mes de julio”, informó Mamani.

La autoridad recordó que fue en esta pista donde se secuestró más de media tonelada de clorhidrato de cocaína. Se presume que la misma era utilizada para transportar cocaína a Brasil.

Los efectivos antidroga utilizaron explosivos, supervisados por el grupo especial de demoledores, para destruirla y anularla por completo.

“Desde que asumimos como Gobierno encaramos una estrategia para localizar pistas clandestinas y posteriormente destruirlas, medida que permite frenar el puente aéreo del narcotráfico. Para nuestro Gobierno la lucha contra el narcotráfico es una prioridad de Estado”, manifestó Mamani.

Con esta, suman 168 pistas clandestinas destruidas; en 2021 fueron 49; en 2022, 67; y en lo que va de esta gestión, 51.

En el marco de la lucha contra el narcotráfico, también se destruyó un megalaboratorio de cristalización de cocaína en la provincia Ichilo.

La factoría, emplazada en un terreno de 500 metros cuadrados, se encontraba en un área que se inunda en época de lluvias y las aguas eran aprovechadas para internar precursores.

“Este megalaboratorio tenía una capacidad de producción de 400 a 500 kilos mensuales de clorhidrato de cocaína y con su destrucción total logramos afectar al patrimonio del narcotráfico en más de 800 mil dólares", precisó Mamani.