Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 04:35

LA INVESTIGACIÓN SIGUE PARA DAR CON OTROS INVOLUCRADOS

Despiden a Betsabé Mara y su asesino es dado de baja de la Policía

El exteniente Adán Boris Mina Alanes, condenado por feminicido, disparó su arma de fuego y mató a su enamorada, la noche del 11 de agosto.

Familiares, amigos y vecinos despiden a Betsabé Mara Alacia Zelada. FOTO- Dico Solís
Familiares, amigos y vecinos despiden a Betsabé Mara Alacia Zelada. FOTO- Dico Solís
Despiden a Betsabé Mara y su asesino es dado de baja de la Policía

“Mi hija era alegre, solidaria y llena de vida. Entre sus metas, estaba licenciarse como administradora de empresas, pero le arrebataron sus sueños y me quitaron a lo que yo más amaba, mi bebé”, señaló, entre lágrimas, la mamá de Betsabé Mara Alacia Zelada, antes de su entierro.

Vecinos y amigos acompañaron ayer a la familia al cementerio de Falsuri (Quillacollo), donde ahora descansan los restos de la joven, de 24 años, que fue asesinada por el exteniente Adán Boris Mina Alanes, quien le prometió cuidarla e incluso le dijo que quería casarse con ella, pero acabó con su vida tras dispararle en la cabeza, la noche del 11 de agosto.

“Te queremos y nunca te olvidaremos. Sé que desde el cielo bendecirás a todas las personas que lucharon porque se haga justicia. La familia está agradecida con toda la gente que nos está acompañando en este doloroso momento, en este último adiós a mi sobrina”, señaló el tío de Betsabé, durante el entierro.

JUSTICIA Adán Boris Mina Alanes fue dado de baja ayer de la institución policial tras una audiencia que se desarrolló en el penal de El Abra, que concluyó cerca de las 14:15.

“El Tribunal ha dictado su resolución y concluyó en la baja (de Adán Boris Mina Alanes) sin derecho a reincorporación por deserción puesto que no presentó a su fuente laboral”, informó el comandante departamental de la Policía de Cochabamba, Javier Gonzalo Mendoza Maldonado.

El exteniente, de 34 años, saldrá de prisión el 23 de agosto de 2050, cuando cumpla la sentencia máxima por el delito de feminicidio en El Abra.

DOS SEMANAS Betsabé volvió a su casa después de 13 días de búsqueda e incertidumbre. Este lunes, sus restos fueron entregados a sus padres y la velaron junto a todas las personas que la apreciaban y otros que sin conocerla se solidarizaron con la víctima y su familia, y ayer fue enterrada.

El 11 de agosto, Betsabé salió de su casa para encontrarse con su enamorado Adán Boris Mina, cerca de las 15:00. Casi ocho horas después, el agresor subió el cadáver de ella, envuelto en colchas, a su movilidad y salió de su vivienda. Fue a un surtidor, donde lleno el tanque de su auto y compró un bidón de gasolina.

Condujo hasta llegar a la zona de Maica Chica, en la zona sur, y bajó el cuerpo de la joven. Le echó gasolina y la quemó, de acuerdo con la declaración informativa del ahora sentenciado.

Él, en su declaración, dijo que discutieron por unos mensajes que ella vio en su celular y pretendía dejarlo. Adán sostuvo que la joven se disparó de manera accidental y que él no tenía en cuenta de que el arma estaba cargada. Sin embargo, el supuesto suicidio fue desvirtuado por los estudios.

El director nacional del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Ándres Flores, informó que Betsabé murió a consecuencia del “disparo de proyectil de arma de fuego en la cabeza y la trayectoria condiciona la participación de una segunda persona”. Explicó que la trayectoría de la bala va de arriba hacia abajo, de derecha a izquierda y de atrás hacia delante.

El 18 de agosto, casi una semana después de la desaparición, vecinos encontraron restos humanos en Maica Chica. Un cráneo, columna vertebral, pelvis y varios huesos de distintas partes del cuerpo calcinado fue lo que levantó la Policía en el sector del puente. También había cabellos y retazos de prendas de vestir; además de una cadena con un crucifijo que terminó siendo el que usaba el exteniente.

El papá de la joven, dos días después de ese hallazgo, dijo a los medios de comunicación que estaban a la espera de los resultados del IDIF para conocer si los restos pertenecían a su hija, a quien estaban buscando desesperadamente.

En tanto, la madre decía que se trataba de Betsabé, ella no necesitaba más examenes pues su corazón sabía que era su “bebé”. Lloraba, se desvanecía y estaba fuera de sí porque no podía creer que su hija había sido asesinada.

El 24 de agosto, el IDIF certificó que los restos óseos hallados en La Maica pertenecen a Betsabé, de acuerdo con el dictamen pericial en genética que se realizaron con muestras de los progenitores de la víctima. El estudio de quimioluminiscencia concluyó que los restos de sangre del asiento trasero de la movilidad del agresor son también de la joven.

Adán Boris fue aprehendido en un alojamiento en Montero (Santa Cruz), la madrugada del sábado. Él fue condenado por feminicidio en un procedimiento abreviado. Su hermano y su cuñada han sido sentenciados a dos años de cárcel por el delito de encubrimiento.

En tanto, las autoridades se han comprometido a continuar con las investigaciones puesto que podrían haber otros familiares e incluso efectivos policiales que coadyuvaron al exteniente a escapar de la justicia.