Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de mayo de 2024
  • Actualizado 09:05

LA VÍCTIMA ES HERMANA DE UN DIPUTADO

Declaran en reserva el crimen de Rosa: su cuerpo estaba oculto en una nevera

La mujer (de 45 años) llevaba una semana desaparecida, en Cochabamba. El presunto autor usó su teléfono y se hizo pasar por ella.
Momento del levantamiento del cuerpo./ CORTESÍA POLICÍA
Momento del levantamiento del cuerpo./ CORTESÍA POLICÍA
Declaran en reserva el crimen de Rosa: su cuerpo estaba oculto en una nevera

Un refrigerador al interior de una habitación ocultaba el crimen. La mañana de este sábado, la Policía encontró el cuerpo sin vida de Rosa Cabezas (de 45 años), hermana del diputado por el departamento de La Paz, Renán Cabezas, en un inmueble de la calle Baptista, Cochabamba. La Fiscalía declaró la reserva del caso.

Rosa llevaba una semana desaparecida. El 13 de mayo salió de una vivienda, donde vivía en alquiler, en Tiquipaya. Tenía una cita con un amigo que la pretendía, quien ya ha sido identificado como Yelsid Chileno M. (26), para resolver un asunto económico. No volvió más a su hogar.

Horas de angustia y preocupación vivió la familia Cabezas Veizán. Todo lo que estaba pasando era extraño. El teléfono de Rosa estaba encendido, pero no contestaba las llamadas. Alguien estaba haciéndose pasar por ella presuntamente para “ganar tiempo”. Respondía mensajes por WhatsApp indicando que había enfermado de coronavirus y que estaba en la casa de una amiga, pero que estaba molesta con todos sus hermanos por haber viralizado su fotografía declarándola persona desaparecida.

Sus familiares comenzaron a sospechar que algo andaba mal. Rosa no abandonaría a sus mascotas, no reaccionaría de esa manera y los mensajes que se enviaban desde su teléfono tenían errores ortográficos siendo que ella era muy pulcra en su redacción. Los efectivos de Cibercrimen de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) hicieron el seguimiento de las direcciones IP y movimiento de las redes sociales, por lo que localizaron el lugar donde habrían estado usando el móvil.

Más de 40 uniformados cercaron el manzano, mientras llegaban datos específicos para realizar la intervención. El cuerpo oculto en un refrigerador estaba en un inmueble que alquilaba habitaciones de manera temporal. El propietario hizo conocer que el presunto autor pidió el cambio de cortinas porque consideraba que las que tenían puestas eran muy claras.

Las hermanas de Rosa creen que el móvil fue económico. Rosa y Yelsid se conocieron en una academia de baile. El sindicado está siendo buscado por la Policía. La Fiscalía aún no hizo conocer el tipo penal, pero no se descarta que se trate de un asesinato o feminicidio.