Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

Conozca las modalidades más comunes de robo por las fiestas de fin de año

Descuidistas, lanceros, cuenteros, jaladores, pildoritas, boteros, documenteros, carreros y monreros acechan durante estas fechas. 

Policía arresta a mujeres sindicadas de robo en mercados de Cochabamba./ NOÉ PORTUGAL
Policía arresta a mujeres sindicadas de robo en mercados de Cochabamba./ NOÉ PORTUGAL
Conozca las modalidades más comunes de robo por las fiestas de fin de año

Con el fin de combatir la delincuencia durante las festividades de fin de año, la Policía de Cochabamba ha reforzado la presencia de efectivos en diferentes áreas de la ciudad de Cochabamba.

Durante esta época, al menos nueve tipos de amenazas acechan las celebraciones, y los delincuentes suelen esperar el momento adecuado para atacar a sus víctimas mientras caminan por la calle, hacen compras o simplemente salen de fiesta.

A continuación, se detallan los diferentes modus operandi que afectan a hombres y mujeres de todas las edades.

1. Los lanceros operan en áreas concurridas como los mercados. Aprovechan la multitud para hábilmente robar dinero, teléfonos celulares u otros objetos de valor de los bolsillos y carteras de sus víctimas.

2. Los descuidistas suelen trabajar en parejas. Mientras uno distrae a la víctima, el otro aprovecha para robarle sus pertenencias.

3. Los cuenteros inventan historias sobre “pepitas de oro”, premios de lotería u otras ofertas a precios bajos. La víctima cree que obtendrá una gran ganancia, pero en realidad recibe mercancía falsa, como piedras pintadas de color oro envueltas en papel u otras situaciones similares.

4. Los jaladores suelen desplazarse a pie, en motocicletas o automóviles. Sacan medio cuerpo por la ventana del vehículo o se bajan de las motos para robar carteras o teléfonos celulares a los peatones. También identifican a sus víctimas, que están caminando por la calle o sentadas en un automóvil con la ventana abierta, y les arrebatan sus bolsas o celulares para luego huir rápidamente.

5. Las pildoritas suelen actuar en bares, discotecas y terminales de autobuses. Por lo general, son mujeres que entablan conversaciones con una o varias personas y, después de ganarse su confianza, les invitan una bebida mezclada con somnífero. Una vez que la sustancia hace efecto, roban el dinero y otras pertenencias de la víctima.

6. Los boteros utilizan un billete falso para llamar la atención de la víctima. Uno de los cómplices se acerca y le hace creer que ha encontrado dinero verdadero que se ha caído de algún transeúnte. Como resultado, la víctima entrega cierta cantidad de dinero a cambio de un paquete envuelto en una bolsa de nylon, que resulta ser de papel.

En otros casos, los boteros llevan a sus víctimas a otros lugares donde les roban sus pertenencias.

7. Los documenteros se hacen pasar por policías y suelen interceptar a extranjeros o personas que vienen de fuera de la ciudad cerca de terminales de autobuses o paradas. Supuestamente, los falsos policías detienen a las víctimas, les piden sus documentos y se llevan su equipaje argumentando que están investigando una situación.

8. Los carreros se dedican al robo en vehículos de transporte público. Dejan caer monedas o llaves para que el pasajero se agache a recogerlas, momento que el delincuente aprovecha para robarle dinero o el celular. También hay delincuentes que manchan la ropa o el cabello de la víctima para distraerla y robarle mientras se preocupa por quitar la mancha.

9. Los monreros son delincuentes que violentan cerraduras para robar. Estudian y aseguran que no haya nadie en el lugar y luego rompen los candados o las cerraduras con herramientas para ingresar y robar objetos de valor, especialmente dinero, computadoras, televisores y electrodomésticos costosos.

La Policía recomienda a la ciudadanía que no porte grandes cantidades de dinero, joyas u objetos de valor, que consuman bebidas en bares y discotecas de manera responsable y que eviten compartir con desconocidos. Si van a salir de viaje o dejar sus hogares, se aconseja que dejen encargado a alguien de confianza para evitar robos.