Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 18:36

Condenan con 30 años de cárcel a feminicida de Maida

El par de sandalias de Maida. RRSS
El par de sandalias de Maida. RRSS
Condenan con 30 años de cárcel a feminicida de Maida

La Justicia condenó con 30 años sin derecho a indulto a Fernando García Suárez acusado de matar de 11 puñaladas a su pareja Maida Roca Chuvé el pasado domingo en el barrio 24 de Septiembre del municipio de Pailón. El hombre tenía planificado todo para acabar con la vida de la madre de sus tres niños de 2, 7 y 9 años porque se negaba a volver su relación de pareja.

El domingo llegó hasta la casa de su suegra donde pidió a Maira que fuera a su casa para que les prepare un locro a sus hijos pero la mujer sospechando le comunicó del hecho a su madre, quien le prohibió salir de su vivienda. Ante esta situación, sacó un cuchillo y la atacó a puñaladas debajo de un árbol de tamarindo y frente a sus hijos quienes tuvieron que presenciar la trágica escena.

La familia doliente informó que en varias ocasiones se denunció a su agresor y nadie le brindó garantías de seguridad. La mamá de Maida, Candelaria Chuvé, explicó que su hija había sufrido violencia por parte de su concubino, asegurando que se había vuelto celoso. “Él era malo. Se puso celoso y no era así. En un comienzo era bien, no fue más que se pilló una mujer y no le gustaba que ella se peine, se pinte, se cambie. Le gustaba que ande sucia y él bien cambiado”, dijo la mujer.

Candelaria contó que él la amenazaba y le había pedido que se aparte totalmente. “Le dije a Maida que se retire de Fernando que ya estaba peligroso porque la amenazaba. Te voy a matar, 30 años para mí no es nada, pero vos no vas a quedar ni para mí ni para nadie. Él quería llevársela a su casa a toda costa el día de los hechos”, aseguró.

Amigas y familiares de Maira, indicaron que quería ser profesora, maestra de niños de etapa inicial. La mujer quería salir adelante, superarse, seguir con sus estudios para ser educadora infantil.“Su sueño de ella era ser profesora de niños de kínder. Ella soñaba con eso”, señaló Ignacia Roca, hermana de Maida.

La víctima, ansiaba que llegue el 27 de mayo, día de la madre, para disfrutar en el colegio junto a sus hijos que estaban organizando un festejo e incluso ya habían pagado la cuota para festejar y agasajarla.