Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 05 de diciembre de 2020
  • Actualizado 04:27

Claudia denunció al policía en enero; la mató pese a orden de alejamiento

La víctima, de 49 años, recibió cuatro impactos de bala la tarde del martes. Su agresor, quien se disparó dos veces, falleció por un paro cardíaco 24 horas después.

El cuerpo de la víctima en el patio de la estación de la línea morada el 20 de octubre. APG
El cuerpo de la víctima en el patio de la estación de la línea morada el 20 de octubre. APG
Claudia denunció al policía en enero; la mató pese a orden de alejamiento

Claudia Z., de 49 años, fue asesinada el martes con cuatro tiros en la estación morada del Mi Teleférico, en la Paz. El sargento primero Roberto C.S.Ch., quien falleció el miércoles, tenía una orden de alejamiento debido a que la víctima lo había denunciado por amenazas el pasado 30 de enero. Sin embargo, incumplió la medida y usó su arma reglamentaria para matarla y luego suicidarse presuntamente por una deuda de 50 mil bolivianos.

La fiscal de Delitos Contra la Vida, Dubravka Jordán, informó que verificaron en el sistema informático JL que existía una denuncia por el delito de amenazas en contra del efectivo policial. En ese caso, se suscribió una garantía bilateral, es decir, ambos estaban prohibidos de acercarse como medida de resguardo y evitar las agresiones psicológicas que denunció la víctima.

Jordán confirmó que con la muerte del autor del crimen el caso se extingue, conforme a ley. Dijo que se estaba realizando la autopsia médico legal al cuerpo del uniformado. En tanto, Claudia era despedida por sus familiares.

ANTECEDENTES

Las cámaras de vigilancia captaron que Claudia y Roberto discutían en el patio de la línea morada del teleférico, al promediar las 17:30 del 20 de octubre. El efectivo sacó su arma de fuego y disparó cuatro veces a la mujer que recibió dos impactos en la parte torácica, uno en el abdomen y otro a la altura del mentón, misma que atravesó el cerebro.

Su muerte fue al instante. En tanto, el policía, de 44 años, se sentó en el piso y se disparó dos veces en el cuello y la boca. Fue auxiliado hasta una clínica, pero falleció 24 horas después del hecho a consecuencia de un paro cardíaco, al promediar las 16:30 del miércoles.

La mujer falleció por shock hipovolémico, laceración cardíaca, cerebral y abdominal, de acuerdo con el certificado médico forense.

El esposo de Claudia, con quien tenía 34 años de relación, manifestó que los móviles fueron una deuda económica. El policía se prestó de la víctima 35 mil bolivianos en 2016, pero el monto creció a 50 mil con los intereses.

Dijo que se negaba a pagarles la deuda y que incluso su esposa fue amenazada de muerte en al menos dos ocasiones.

La Fiscalía tipificó el caso como feminicidio porque no descarta que haya existido una relación sentimental entre las dos personas. Aunque, ese aspecto fue descartado por el cónyuge de la víctima que apuntó el caso a móviles económicos.

Claudia dejó en la orfandad a cuatro hijos de 12, 20, 27 y 31 años. Los dos primeros aún vivían con sus progenitores.