Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 22:04

Clamor por justicia: despiden restos del niño ultrajado en Yapacaní con masiva marcha

El pequeño no soportó más las consecuencias de la etapa terminal de una enfermedad que le fue transmitida por sus agresores sexuales. Su familia denuncia negligencia médica, pues forenses negaron el abuso sexual e ignoraron los síntomas.
 
Familiares. y amigos despiden restos del niño ultrajado en Yapacaní con masiva marcha. APG
Familiares. y amigos despiden restos del niño ultrajado en Yapacaní con masiva marcha. APG
Clamor por justicia: despiden restos del niño ultrajado en Yapacaní con masiva marcha

Las calles de Yapacaní se colmaron de dolor y consternación este lunes, en medio del llanto, dolor y gritos que claman justicia por la muerte del niño de 11 años que fue ultrajado en este municipio, fallecido el sábado.

Tras dos años de dolor al ser víctima de violencia sexual por parte de cuatro hermanos, sus propios vecinos del barrio Trinidad, que le transmitieron el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), el menor no soportó más los severos síntomas de la enfermedad que avanzó hasta alcanzar la etapa terminal del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). Fue intubado el jueves y cayó en estado de coma el viernes. Su fallecimiento fue reportado la mañana del sábado.

Era un niño muy alegre, al que le gustaban las matemáticas y Spiderman, así lo recuerdan sus padres y maestros, que se muestran aún incrédulos por el horror que tuvo que soportar el menor, cuyo cumpleaños número 11, que pasó ya internado en el Hospital de Niños Mario Ortiz Suárez, fue el pasado martes.

El director de la unidad educativa, Erick Cabrera, remarcó que estos hechos no se deben repetir, por lo que pidió a los servidores públicos cumplir con su trabajo.

 

NEGLIGENCIA
La familia del niño que fue víctima de violación en Yapacaní denuncia que en el primer examen forense se negó abuso sexual contra el pequeño. Este informe no ayudó para que los familiares emitieran la acusación en contra de los involucrados.

“El médico forense dijo que (el niño) no había recibido ningún tipo de abuso sexual, así salió el examen médico forense, eso nos molesta, no sé por qué sacó eso el forense, no sé si era pagado”, reclamó el hermano del niño a Urgente.bo.

El familiar indicó que debido a que el informe negaba un abuso sexual se les dificultó hacer el seguimiento del caso. Fernández cree que el médico forense, de nombre Luis F.M., habría recibido dinero para negar la violación.

En días anteriores, la defensora del Pueblo, Nadia Cruz, dijo que investigan el grado de responsabilidad de funcionarios públicos que conocieron el caso, pero no realizaron las acciones pertinentes.

Detalló que el menor comenzó a presentar problemas de salud entre mayo y junio de 2021. En octubre de ese año, descubrieron que fue víctima de violación y que tenía una enfermedad de transmisión sexual.

El 19 de ese mes se emitió un requerimiento fiscal en el que solicitaron al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de Santa Cruz ampliar el informe médico forense, pero esa petición fue respondida el 4 de junio de este año. En abril de 2022, el Ministerio Público rechazó el caso por presunta falta de pruebas y porque el niño, que estuvo ya antes en terapia intensiva, "no había reconocido a sus agresores".

EL CASO
Según informes, los cuatro hermanos agredieron sexualmente también a otros dos menores de edad en Yapacaní, Santa Cruz. Una de las víctimas perdió la vida y otra, junto a su familia, abandonó el barrio Tarija, donde ocurrieron los hechos. Ahora radica en el extranjero.

Los casos de violencia sexual agravada consternaron a toda la población de Yapacaní y del país entero. Los vecinos del barrio Tarija determinaron expulsar a la familia de los violadores y algunos abandonaron el lugar antes de que se cumplieran las 48 horas que les dieron como plazo. Tienen 90 días para vender su inmueble y, de esa manera, se garantiza que no vuelvan más a la zona.

Dos de sus agresores se encuentran con detención preventiva; uno en Cenvicruz y el otro en Chonchocoro, en La Paz. Un tercero está en Chile y el cuarto falleció por VIH/Sida, mientras estaba recluido en Palmasola.

Asimismo, una familiar de otra víctima de los hermanos de Yapacaní denunció que peregrinaron por justicia en 2020. Por temor y para resguardarse, dejaron el barrio y ahora viven en el exterior. El niño también fue diagnosticado con la enfermedad de transmisión sexual y recibe tratamiento en otro país.