Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 10:30

‘Choko Burguer’ y su cuñada habrían planeado feminicidio por amorío

El Observatorio de Justicia de Voces Libres, con las pesquisas a las que tuvo acceso, señaló que los presuntos autores tenían un “plan premeditado” meses antes de la muerte de Janett.

Félix P.C., el “Choko Burguer”, en una de sus audiencias. Archivo
Félix P.C., el “Choko Burguer”, en una de sus audiencias. Archivo
‘Choko Burguer’ y su cuñada habrían planeado feminicidio por amorío

Este martes inició la audiencia de juicio oral contra Félix P.C., conocido como “Choko Burguer”, quien está acusado por el feminicidio de su esposa Janett Jhoselin Aguilar. De acuerdo con las pesquisas, se presume que actuó en complicidad con Roxana A., hermana de la víctima y habrían sido encubiertos por Norma C.C., empleada de la familia.

El crimen ocurrió la noche del 12 de marzo de 2018. Un día después, la hipótesis que se manejaba era que Janett, de 43 años, fue asesinada por ladrones que entraron a robar a su casa de San Jacinto, mientras su esposo, de 48 años, salió a comprar cerámica. Hubo cámaras de seguridad que captaron a Félix yendo en su movilidad a esa sucursal y luego retornando.

PLAN FEMINICIDA

El Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres con las pesquisas a las que tuvo acceso, señaló que “todo formaba parte de un proyecto feminicida concebido meses antes del crimen”. Los investigadores habrían detectado los errores cometidos por los presuntos autores de la muerte de Janett develando que no se trataba de un robo, sino de un plan premeditado.

La pareja, con una relación de más de 25 años, procrearon cuatro hijos (que ahora tienen 25, 18, 11 y 6 años). Se dedicaban al comercio de comida rápida en dos puestos de hamburguesas; en Las Islas y en Bella Vista, camino a Sacaba.

Discutían con frecuencia por diferencias e infidelidades del ahora acusado. Familiares y empleados sostuvieron que “El Choko” era agresivo e indiferente con Janett, pero cambió radicalmente antes del 12 de marzo de 2018, día del crimen. Se mostró cariñoso y le ofrecía regalos a su pareja e incluso le propuso que se casaran por la iglesia y estaban realizando los preparativos para ese acontecimiento religioso.

La hipótesis de la Fiscalía es que Félix tenía una relación extramarital con su cuñada Roxana y que ambos planearon, y ejecutaron el crimen, de acuerdo con un boletín de prensa de Voces Libres. El día del crimen a las 11:00, las cámaras de seguridad de la casa de la pareja, en el kilómetro seis a Sacaba, fueron desactivadas manualmente y eso solo pudieron hacerlo ambos o la hermana de la víctima.

Las investigaciones establecen que una mujer (presuntamente su hermana) fue la que atacó primero a la víctima con un objeto contundente y le causó traumatismos graves. Félix la hubiese sostenido por la espalda y la asfixió tapándole las fosas nasales y la boca. La autopsia revela que Janett murió entre las 22:00 del 12 de marzo y las 03:00 del 13 de marzo.

Ambos acusados y una empleada declararon que la víctima y su pareja fueron a dejar a los niños al colegio a las 07:45 del 13 de marzo, y que luego se dirigieron a San Jacinto. Ellos sostenían que Janett fue asesinada a media mañana de ese día, pero llevaba muerta 14 horas, según las pericias.

Los presuntos autores le hubiesen cambiado la ropa al cadáver y la “calentaron” para que la data de muerte parezca reciente, pero le causó ampollas en la piel. “El Choko” dijo que encontró sin vida a su esposa cuando volvió de comprar la cerámica. Llamó a su cuñada e hijo mayor, en lugar de llevarla a un hospital.

Se descartó el móvil de robo porque no se forzaron las puertas ni se llevaron bienes de valor de la casa de San Jacinto. La mañana del 13 de marzo, Félix hizo un recorrido hacia San Jacinto para que las cámaras municipales captaran su minibús y que él pudiera sostener que llevó a Jhoselin a la propiedad de campo. Sin embargo, grabaciones de negocios particulares captaron que pasó solo y no se evidencia la silueta de su esposa.

Los investigadores identificaron varios elementos que no coinciden con las declaraciones de los acusados. La Fiscalía y el Observatorio de Justicia de Voces Libres buscarán probar que Félix y Roxana son autores del feminicidio y que la empleada los encubrió.