Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 11:46

‘Choko Burguer’, acusado de matar a su esposa, podrá montar negocio

El imputado tiene detención domiciliaria con derecho al trabajo y le negaron la reducción de la fianza económica. Los hijos de Jannett Jhoselin Aguilar, víctima, piden justicia.

Félix P.C., el “Choko Burguer”, en una de sus audiencias en mayo de 2019. Archivo
Félix P.C., el “Choko Burguer”, en una de sus audiencias en mayo de 2019. Archivo
‘Choko Burguer’, acusado de matar a su esposa, podrá montar negocio

Un Tribunal determinó que Félix P.C. conocido como el “Choko Burguer”, acusado del feminicidio de su esposa Jannett Jhoselin Aguilar, tenga derecho al trabajo y pueda montar una hamburguesería en la puerta de la vivienda donde cumple detención domiciliaria. Le negaron la reducción de la fianza que fue fijada por 200 mil bolivianos y la defensa pretendía reducir a 150 mil argumentando que requería un capital para su actividad económica.

Al respecto, la abogada del Observatorio de Justicia de la Fundación Voces Libres, Mercedes Cortez, informó que la institución y el Ministerio Público apelaron debido a que consideran que el dictamen se aleja de los parámetros del interés superior y afectaría a los derechos económicos de las víctimas, es decir, de los cuatro hijos. La otra parte también apeló porque no le redujeron la fianza económica. “Nosotros pedimos que ponderen el derecho al trabajo versus el derecho a la vida y el acceso a la justicia”.

Añadió que, durante la audiencia de modificación de medidas cautelares, pidieron el rechazo porque el puesto en la avenida Circunvalación, donde guarda detención domiciliaria el imputado, es de propiedad y titularidad del hijo que está llevando adelante el proceso. “No solo es incongruente y contradictorio pedir ejercer una labor en un negocio ajeno”.

Sin embargo, la defensa de Félix P.C. presentó como prueba el pago de patentes, que le correspondía cancelar al propietario. Asimismo, tras la revisión de los documentos de titularidad argumentaron que no sería el mismo negocio, sino una nueva hamburguesería. Aunque, sería la competencia del negocio que tiene el nombre de “Choko Burguer”.

INICIO DE JUICIO

La Justicia fijó que hoy inicie la audiencia de juicio oral por el feminicidio de Jannett Jhoselin Aguilar. El principal sospechoso del crimen es Félix P.C., su esposo, para quien piden sentencia de 30 años de cárcel sin derecho a indulto. El hombre se encuentra con detención domiciliaria con custodia.

El “Choko Burguer” ya fue acusado formalmente por el feminicidio de su esposa, ocurrido el 13 de marzo de 2018, en su vivienda ubicada en la avenida Circunvalación y avenida Octava, en Bella Vista (Sacaba).

Inicialmente, la hipótesis que se manejó fue que Jannett fue víctima de atracadores que ingresaron a su propiedad y que la mataron para llevarse 6 mil bolivianos. Sin embargo, las investigaciones apuntaron después a Félix P.G. como el autor del crimen, en complicidad con una pariente cercana de la mujer, y con el encubrimiento de otra persona de sexo femenino. Ambas deberán someterse al juicio oral, desde este 27 de octubre.

De acuerdo con las investigaciones, la víctima, de 40 años, fue golpeada brutalmente a puñetes y patadas. También tenía graves quemaduras en los genitales, glúteos, pecho y parte de los brazos y piernas.

El 20 de julio de 2018, cuatro meses después del crimen, Félix P.C., fue aprehendido. El hombre, de 46 años, fue imputado y llevado a una audiencia de medidas cautelares acusado de feminicidio, donde el juez Mauricio Pilco ordenó su liberación con medidas sustitutivas. En el tiempo que Jhasmani Torrico era el abogado del “Choko Burguer” los vocales de la Sala Penal 2 confirmaron esa liberación, pese a irregularidades detectadas por los investigadores.

Los actuados y pesquisas que arrojaron elementos en este caso no coincidirían con la versión del imputado, respecto a lo que ocurrió el día del crimen. El dueño de uno de los puestos de hamburguesas más frecuentados de Las Islas alegó que dejó a su esposa en la vivienda y que se fue a comprar cerámica.

Cuando volvió la encontró en el piso. Sin embargo, en lugar de llevarla en su minibús a un hospital, llamó a otros familiares y esperó alrededor de 20 minutos para que llegaran y recién trasladar a la víctima hacia un centro médico en el auto del hijo mayor de la pareja.

Asimismo, en la movilidad del Choko hallaron tres muestras compatibles con manchas de sangre humana, de las 32 detectadas.