Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 03 de diciembre de 2022
  • Actualizado 22:11

"Chi Chi", presunto narco boliviano, es extraditado a Estados Unidos y se arriesga a perpetua

La Justicia estadounidense señala a Víctor Hugo Áñez Vaca Diez por conspiración internacional de tráfico de drogas, conspiración para distribuir cocaína y metanfetamina, y lavado de dinero.
Imagen de referencia de un narcotraficante. Pixabay
Imagen de referencia de un narcotraficante. Pixabay
"Chi Chi", presunto narco boliviano, es extraditado a Estados Unidos y se arriesga a perpetua

Víctor Hugo Áñez Vaca Diez, alias el Chi Chi, presunto líder de un clan narco transnacional a gran escala, fue procesado este martes en un tribunal federal luego de su extradición a los Estados Unidos desde Argentina.

El 18 de agosto de 2017, un jurado federal sentado en el Distrito Sur de California emitió una acusación formal acusando al boliviano de presunta conspiración para distribuir cocaína con la intención de importarla a los Estados Unidos, conspiración para distribuir cocaína y metanfetamina, y conspiración para lavar instrumentos monetarios.

Áñez Vaca Diez fue detenido en el aeropuerto de Buenos Aires, Argentina, en enero de 2022, a pedido de Estados Unidos. Tenía una notificación roja emitida por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol).

Desde su arresto, el boliviano ha permanecido bajo custodia en espera de su extradición al país del norte. El Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos lo llevó en avión desde Buenos Aires a San Diego el 3 de octubre de 2022 y fue procesado al día siguiente ante el juez magistrado de los Estados Unidos Daniel E. Butcher.

“Hoy es un recordatorio de que los narcotraficantes internacionales que se benefician enviando narcóticos a nuestra comunidad no están a salvo de ser procesados”, dijo el fiscal federal Randy Grossman. “Trabajaremos con nuestros socios internacionales para llevarlos ante la justicia dondequiera que viajen”.

“La extradición de Áñez Vaca Diez a los Estados Unidos es un ejemplo perfecto del amplio alcance de Investigaciones de Seguridad Nacional y las asociaciones exitosas fomentadas con nuestros colegas internacionales”, expresó Chad Plantz, agente especial a cargo de HSI San Diego.

“La DEA continúa trabajando con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley para detener el flujo de drogas ilegales que ingresan a los Estados Unidos”, manifestó la agente especial a cargo de la DEA, Shelly Howe.

Según el informe del Departamento de Justicia de Estados unidos, estos son los cargos y las penas a las que se somete el supuesto narco boliviano:

Conspiración internacional de tráfico de drogas

(prisión mínima obligatoria de 10 años; cadena perpetua máxima y multa de 10 millones de dólares)

Conspiración para distribuir cocaína y metanfetamina

(prisión mínima obligatoria de 10 años; cadena perpetua máxima y multa de 10 millones)

Conspiración de lavado de dinero

(pena máxima: 20 años de prisión y multa de 500.000)