Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 10:21

Un celular salva la vida de un abogado defensor de narcos en Santa Cruz

Un celular salva la vida de un abogado defensor de narcos en Santa Cruz

Un celular salvó la vida del abogado Denver Pedraza, conocido por asumir la defensa de personas involucradas en casos de narcotráfico y terrorismo, tras recibir cinco disparos de bala, de las cuales una de ellas fue detenida por un celular que se hallaba en el bolsillo izquierdo de la camisa de la víctima  en las afueras del Palacio de Justicia de Santa Cruz.

“Recibió cinco disparos a su ingreso al Palacio de Justicia y ahí fue atacado en la entrada”, dijo Consuelo Severich, fiscal asignada al caso, de acuerdo a un reporte de radio Santa Cruz. 
De acuerdo al testimonio de quienes observaron el hecho, la persona que ejecutó los disparos se encontraba en una vagoneta color azul marino.

El hecho aconteció aproximadamente a las 15:00 horas y luego de ser acribillado, Pedraza fue llevado a un centro clínico para recibir atención médica con urgencia, informó el fiscal de Distrito de Santa Cruz, Isabelino Gómez, quien acotó que, de acuerdo a información preliminar, se conoce que el jurista continúa con vida. 
El fiscal de Distrito no descartó que este hecho tenga alguna vinculación con casos de narcotráfico.

“Aparentemente dicen que el policía del Palacio de Justicia vio al atacante y no pudo detenerlo y no pudo dispararle, el que disparó fue uno solo”, señaló uno de los testigos del hecho. 
Según dio a conocer en La Paz el director Nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra del Crimen (Felcc), coronel Jorge Toro, se enviará una comisión de investigadores de este organismo a Santa Cruz para que realicen las pesquisas respectivas. 
Pedraza es abogado de Robin Rosales Agreda, presunto "pez gordo" del narcotráfico y hermano del desaparecido William Rosales. Además, fue el defensor legal de Juan Carlos Gueder y Alcides Mendoza, ex miembros de la Unión Juvenil Cruceñista acusados, en el caso de terrorismo, de proveer de armas al grupo encabezado por Eduardo Rózsa. 
El jurista fungió, también, como ex director departamental de la Dirección de Registro y Control de Bienes Incautados (Dircabi) en Santa Cruz.