Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:46

Tras aprehensión de presunto implicado en secuestro de periodistas, reportan rapto de sargento

Medios cruceños informaron que efectivos del verde olivo, junto a fiscales, fueron recibidos "a balazos" por comunarios de Las Londras.
Durante el conflicto, una camioneta de la Policía sufrió impactos de bala. Cortesía El Deber
Durante el conflicto, una camioneta de la Policía sufrió impactos de bala. Cortesía El Deber
Tras aprehensión de presunto implicado en secuestro de periodistas, reportan rapto de sargento

Luego de que la Policía aprehendiera, en las últimas horas, a un hombre que presuntamente está implicado en el caso del secuestro de periodistas y policías en Las Londras, provincia Guarayos de Santa Cruz, medios del oriente dan cuenta de que comunarios de la zona atacaron a los efectivos del orden y a la comisión de fiscales que se presentó en el lugar.

Los recibieron "a balazos", según El Deber. Los operativos en San Julián se iniciaron con el propósito de dar con los "cabecillas" del grupo de avasalladores encapuchados que hace unas semanas secuestró a periodistas y policías.

"Una camioneta de la Policía fue atacada por un grupo de personas armadas en la comunidad Berlín", reportó dicho medio.

La Fiscalía de Santa Cruz emitió cuatro órdenes de aprehensión, pero recién se  pudo ejecutar la primera. Se prevé que en las próximas horas el sospechoso sea presentado por el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, en consonancia con la información de Red Uno.

El informativo de Bolivisión, por su parte, mostró imágenes de la violencia desatada en el barrio. Algunos efectivos debieron, escapar y refugiarse en viviendas aledañas ante la arremetida de los comunarios. 

"Las personas estaban enardecidas", reportó el periodista, desde el punto de conflicto.

A fines de octubre, se conoció sobre la agresión, con intento de linchamiento, que sufrieron periodistas, cuando trataban de llevar adelante su trabajo de cobertura. Fueron secuestrados, del mismo modo que efectivos policiales, para luego ser liberados. Esto sucedió durante un conflicto entre productores y avasalladores de tierras en Guarayos, provincia ubicada a 200 kilómetros de la ciudad capital cruceña.