Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de enero de 2021
  • Actualizado 04:06

Caso Zulmah: temen que pruebas se excluyan por falta de peritos al juicio

La familia de la víctima de feminicidio, que era funcionaria del Ministerio de la Presidencia, piden que los expertos se presenten a la audiencia que se reanudará el 17 de diciembre.

Zulmah Vargas Cortez, víctima de feminicidio en 2018. Facebook
Zulmah Vargas Cortez, víctima de feminicidio en 2018. Facebook
Caso Zulmah: temen que pruebas se excluyan por falta de peritos al juicio

Suspenden nuevamente el juicio oral por el feminicidio de Zulmah Vargas Cortez, la secretaria de la Unidad de Gestión del Ministerio de la Presidencia, que fue encontrada sin vida a orillas del río San Mateo en Villa Tunari en el Trópico de Cochabamba, el 20 de octubre de 2018. La familia de la víctima teme que Tribunal de Sentencia excluya las pruebas debido a la incomparecencia de algunos peritos a esa audiencia.

El juicio se reanudará el próximo 17 de diciembre y está pendiente la asistencia de los peritos, cinco en total, que deben reproducir y defender los peritajes realizados durante la etapa investigativa. Sin embargo, indicaron que pese al mandamiento de comparendo enviado hace un mes a los funcionarios no se presentaron a la audiencia. Desde la Fiscalía, habrían mandado una nota pidiendo que la intervención sea virtual debido a que no pueden llegar hasta Villa Tunari porque tienen otros casos que atender.

Al respecto, el juez del Tribunal de Sentencia determinó que la defensa de los peritajes sea de manera presencial. Tampoco aceptó que se introduzca las pericias por su lectura y en caso de que los peritos falten al juicio se excluirían esas pruebas.

La parte denunciante manifestó que los peritos en psicología y tanatología asistirán al juicio, pero el de criminalística faltaría debido a que se encuentra comisionado en las investigaciones por las muertes en Huayllani (Sacaba). Los familiares manifestaron que su presencia es sumamente importante debido a que ese informe tiene siete horas de video de la planimetría forense que se realizó en el caso durante la etapa investigativa.

Las pericias se efectuaron en cinco meses y consideran que son pruebas que no pueden anularse. La defensa pedirá la presencia del perito en criminalística y que su comparecencia se adecue a su tiempo. El 17 de diciembre, cuando se reanude el juicio, podrían comenzar con la intervención de los otros profesionales.

Germán Vargas, padre de la víctima, pide a las autoridades que prioricen el proceso por el feminicidio de su hija que fue asesinada a sus 29 años. “Solo estoy buscando justicia y no quiero que este crimen quede impune porque se ha demostrado con pruebas que Zulmah murió por traumatismo encefálico intracreaneano a consecuencia de golpes de puño o codo”.

EL CRIMEN

Zulmah llegó a la región del Trópico como parte de una comitiva oficial y tras cumplir con su labor, salió a una discoteca de Villa Tunari con su jefa y otra funcionaria de la avanzada presidencial. El capitán del Ejército Víctor Alberto C.C. y un chofer las alcanzaron, y bailaron con ellas hasta las 03:30 de la madrugada.

Luego, compartieron bebidas y escucharon música dentro de un auto que se encontraba estacionado al frente del hotel donde se hospedaban, hasta que amaneció. La joven tarijeña fue con el capitán al río para refrescarse, pero unas horas después fue encontrada sin vida, a unos 15 kilómetros de donde un turista argentino vio salir solo al militar “tranquilo y sin pedir ayuda” para su compañera.

El uniformado sostuvo, en cuatro versiones distintas, que Zulmah se había ahogado. La autopsia reveló que ella murió por traumatismo craneal grave y tenía hematomas debajo del cuero cabelludo y otras sangrantes en la masa encefálica. Además, de una fractura en la base del cráneo y coágulos en la cavidad craneana. La tráquea y bronquios estaban normales por lo que se desvirtuó que se haya ahogado.

El 17 de noviembre inició el juicio oral por la muerte de la joven y desde entonces la audiencia ha sido suspendida en tres ocasiones. A la fecha, ha concluido la etapa de declaración de testigos, donde se presentó Patricia Hermosa, exjefa de Zulmah y actual directora del Servicio General de Identificación Personal (SEGIP). La autoridad es considerada una “testigo clave” porque estuvo con la víctima y encontró al Capitán con el celular de la tarijeña.