Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 21:11

Caso de violación: madre pide justicia para su hijo de 6 años y teme que agresor quede libre

Frontis del Comando Regional de la Policía de Villa Tunari. OPINIÓN
Frontis del Comando Regional de la Policía de Villa Tunari. OPINIÓN
Caso de violación: madre pide justicia para su hijo de 6 años y teme que agresor quede libre

Una mujer peregrina por justicia. Teme que el agresor sexual de su hijo, de seis años, consiga su libertad.

El caso ocurrió en el Sindicato San Gabriel de Villa Tunari, Cochabamba. Iver Q.Ll., imputado por violación, fue aprehendido en marzo y luego enviado con detención preventiva, por cuatro meses, a la cárcel de El Abra. Se prevé que la próxima audiencia se desarrolle en julio.

Para la familia de la víctima, las investigaciones no están avanzando. El niño que está afectado emocionalmente no ha recibido terapias o asistencia psicológica. La mamá del menor buscó ayuda en la Defensoría de la Niñez, Fiscalía, Policía y Juzgado, pero no ha sentido que los funcionarios muestren intención de apoyarla o asesorarla en el proceso que sigue por violación.

Denunció que ni siquiera le notificaron para que asista a la audiencia de medidas cautelares del sindicado. Del mismo modo, su abogada le sugirió que concilie con la defensa del procesado, pero ella busca justicia y que la agresión a su niño no quede en la impunidad.

La mujer es de escasos recursos económicos y no puede pagar los servicios de un abogado. Se siente desprotegida y pide ayuda para su hijo y cárcel para el agresor sexual, quien es nieto del dueño de la casa donde la denunciante, junto con sus hijos, vivía en alquiler.  

Según las investigaciones, Iver Q., de 27 años, agredió sexualmente al niño aprovechando que él y su hermanita mayor estaban solos, mientras su madre estaba trabajando. El imputado les habría invitado galletas y refrescos para ganarse su confianza y luego se llevó al menor a su cuarto diciéndole que iba a mostrarle unos dibujitos, pero aseguró la puerta y cometió el delito.

La niña le contó a su madre todo lo ocurrido y, ante esa situación, la denuncia fue presentada el 19 de marzo de este año.