Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:19

Caso Brisa: agresor no llega a juicio y es declarado rebelde

La ausencia de Eduardo G.A., acusado de violación agravada, frenó el proceso. Se aplica la interrupción de la prescripción, por lo que el caso seguirá abierto.
Juicio por el caso de Brisa de Angulo en Cochabamba. CORTESÍA
Juicio por el caso de Brisa de Angulo en Cochabamba. CORTESÍA
Caso Brisa: agresor no llega a juicio y es declarado rebelde

El caso de Brisa de Angulo ha sido calificado como emblemático, luego de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) fallara a su favor y condenara a Bolivia por no haber garantizado el acceso a la justicia para una víctima de violación. Brisa busca justicia desde hace 21 años, mientras su agresor Eduardo G.A. se encuentra libre en Bogotá, Colombia, trabajando con adolescentes.

Este lunes 27 de febrero se tenía prevista la instalación de la audiencia de aplicación de medidas cautelares y el juicio oral en contra de Eduardo G.A., pero su ausencia frenó el proceso. Todo comenzó en 2001, cuando Brisa fue víctima de violación por parte de su primo, durante varios meses. Ella tenía 16 años, mientras que el agresor tenía 26. Se trata de una familia de nacionalidad colombiana, pero los hechos ocurrieron en Cochabamba, Bolivia.

LA LUCHA SIGUE

Brisa no se dará por vencida hasta que su agresor reciba la sentencia que merece por violación agravada. Es el tercer juicio en contra de Eduardo G.A. y ha sido declarado rebelde por segunda vez.

“Se instaló el tercer juicio después de más de una década. Son 21 años que vengo esperando este día, pero lastimosamente no se pudo avanzar porque el agresor no se presentó y la jueza lo declaró fugitivo de la justicia. No se puede llevar un juicio sin su presencia. Sin embargo, hay una orden de captura en su contra y se están haciendo los papeles para que entre en la lista roja de Interpol y sea buscado, capturado y se dé continuidad al proceso. El juicio se reinstalará el momento en que él retorne y eso es una pena muy grande porque han sido 21 años y pueden ser otros 20 más”, señaló de Angulo. 

Carmen Arispe, abogada de Brisa en Bolivia, lamentó la ausencia “injustificada” del acusado. Acotó que la Justicia dispuso la rebeldía y arraigo del agresor. Además, de la publicación de sus datos y señas para su búsqueda y aprehensión, la notificación a las oficinas de migración, la emisión del mandamiento de aprehensión, la conservación de las actuaciones y la interrupción expresa de la prescripción.

“Es una recomendación y disposición de la CIDH que el proceso en Bolivia no se cierre y se haga justicia para Brisa”, manifestó. 

Por su parte, Brisa agradeció a la Fiscalía, Policía y al sistema judicial por el trato respetuoso y digno, muy distinto a lo que vivió hace 21 años cuando fue revictimizada. “Lo que espero es que se continúe con el debido proceso, no solamente para mi caso, sino para todas las niñas, niños y adolescentes que tienen casos de violencia sexual (…). Si se hubiera manejado correctamente el juicio hace 21 años, hoy no estaría aquí. Sabían que el agresor tenía pasaporte y hubiesen evitado que se escape”.