Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:18

Caso arquitecto: implicada logra detención domiciliaria, mientras familia exige justicia

Carmen, la madre del arquitecto, reclama justicia. DICO SOLÍS
Carmen, la madre del arquitecto, reclama justicia. DICO SOLÍS
Caso arquitecto: implicada logra detención domiciliaria, mientras familia exige justicia

Erika Beatriz V.G., implicada en la desaparición y asesinato del arquitecto Ariel Rodríguez Orellana, consiguió ayer detención domiciliaria con custodia policial. La familia de la víctima reclama justicia a 11 meses del crimen.

Erika fue enviada preventivamente a la cárcel de San Sebastián (mujeres) el 21 de marzo, pero ayer consiguió modificar su situación porque estaría embarazada, informó un familiar de la víctima. La joven, de 23 años, vivía en alquiler en el inmueble donde asesinaron a Rodríguez. Esa misma fecha, Brayan Q.B., primo del principal autor y quien brindó detalles del crimen, fue enviado en la misma condición a San Sebastián (varones).

Por el caso, Edwin C.B. (excuñado de la víctima), Lucio A.M. y Christian Ariel Q.O. también está encarcelados. Los dos primeros, presunto autor y coautor, cayeron a los 42 días de la desaparición del arquitecto.

La casa donde el arquitecto perdió la vida fue alquilada por Edwin para su comadre Erika. La madre, de dos niños, dijo que Edwin era amigo de su esposo, quien está recluido en San Sebastián (varones), donde antes estuvo el principal autor por intentar matar a su exesposa, y le ofreció ayuda.

Erika declaró que su compadre le pidió la llave de la casa ubicada en Chacacollo indicándole que haría una parrillada con amigos, el 23 de octubre de 2020. Dijo pasó la noche en la casa de sus padres y que volvió al inmueble al día siguiente como al mediodía. Vio un espacio ennegrecido cerca de la lavandería como prueba de que hubo una quema y un saquillo que supuestamente contenía basura, y que botó Edwin con su primo Brayan.

Ariel desapareció con su camioneta el 23 de octubre de 2020. El 19 de marzo, hallaron sus restos óseos calcinados en inmediaciones de la vivienda de Chacacollo. Su familia peregrina por justicia.