Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 13:20

Caso arquitecto: ‘Edwin me dio siete bolsas con restos’, dice implicado

Los imputados apuntan a Edwin C.B., excuñado de la víctima, como el principal autor del crimen. Ariel Rodríguez estuvo siendo buscado por casi cinco meses, desde el 23 de octubre de 2020.

Los implicados en la desaparición y asesinato del arquitecto llegan al IDIF para el careo. DICO SOLÍS
Los implicados en la desaparición y asesinato del arquitecto llegan al IDIF para el careo. DICO SOLÍS
Caso arquitecto: ‘Edwin me dio siete bolsas con restos’, dice implicado

La investigación por la desaparición y asesinato del arquitecto Ariel Rodríguez Orellana apunta nuevamente a Edwin C.B., su excuñado, como el principal autor del crimen.

“Él (Edwin) me ha entregado siete bolsas con los restos del arquitecto para que los bote en zonas aledañas a la casa (donde ocurrió el crimen)”, señaló Brayan Q.B., primo de Edwin, durante el careo al que asistieron este miércoles los cinco imputados en dependencias del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), informó Rolando Ramos, abogado de la familia de la víctima.

Ramos explicó que Brayan, en su primera declaración, señaló a Lucio A.M. como el asesino del arquitecto, pero ahora rectificó su declaración y brindó algunos detalles más del hecho.

Para el abogado el careo permitió revelar algunos detalles del crimen. Sobre el actuado, la fiscal Eliana Colque señaló que escucharon la versión de los imputados y sus contradicciones, y que todo lo que han dicho va a ser sometido a una verificación a través de otros actos investigativos a fin de esclarecer la muerte del arquitecto que estuvo siendo buscado por casi cinco meses.

Edwin C.B., Lucio A.M., Christian Ariel Q.O., Erika Beatriz V.G. y Brayan Q.B. son los cinco imputados por la desaparición y muerte de Rodríguez, el joven profesional de 30 años que salió de su casa en su camioneta con rumbo a una reunión laboral la tarde del 23 de octubre de 2020 y que, desde entonces, su familia y los efectivos policiales no dejaron de buscar hasta el 19 de marzo de este año, cuando encontraron sus restos óseos quemados en una casa de una urbanización y zonas aledañas de Chacacollo, a la altura del kilómetro 5 de la avenida Villazón (camino a Sacaba).

Antes de su desaparición, Ariel estaba compartiendo con Mayumi, su esposa, un momento especial puesto que esperaban con ansías la llegada de su primer bebé después de una relación de siete años. La pareja tenía planeado casarse en diciembre de 2020. Iban a hacerlo en septiembre, pero por las restricciones de la pandemia decidieron suspenderlo para que sus familiares y amigos sean testigos de su unión.

Dos meses antes, al arquitecto le “tendieron una trampa” e hicieron que salga de su vivienda supuestamente a una reunión laboral, pero le quitaron la vida dejando a una niña huérfana de padre.

Su excuñado Edwin, de 31 años, es el principal autor del crimen. Se presume que planeó, junto con sus cómplices, el asesinato por “venganza”. Ariel quiso proteger a su hermana de un potencial feminicida, pero encontró la muerte.

LOS PROCESADOS

Edwin C.B. y Lucio A.M., autor y coautor del crimen, cayeron a los 42 días de la desaparición del arquitecto. Los investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) detectaron que el celular de Rodríguez estaba en La Paz y que se registró un cambio de línea a nombre de Lucio (22), a quien aprehendieron en la zona de Mallasilla, el 2 de diciembre de 2020.

Lucio declaró que Edwin, excuñado de Ariel, le entregó el teléfono de la víctima el 25 de octubre diciéndole que “al dueño lo había ahorcado”. También dijo que su amigo le entregó una tarjeta de débito con la contraseña instruyéndole que saque dinero y le entregue a una mujer para que ella le deposite a él. Además, le consultó si tenía conocidos que estén interesados en la compra de un vehículo o autopartes.

El 4 de diciembre, Edwin fue aprehendido en Quillacollo. Ambos fueron puestos ante un juez por el delito de trata y tráfico y están con detención preventiva en San Antonio y El Abra, desde el 6 de diciembre.

Edwin en el careo admitió que le entregó el teléfono a Lucio, pero dijo que el arquitecto lo hizo caer en La Cancha, cuando lo estaba persiguiendo.

Edwin y Lucio se conocieron antes en San Sebastián; eran compañeros de celda. El primero estuvo en prisión porque intentó matar a su exesposa, madre de sus dos hijos.

Cristian Q.O., el tercer implicado, fue enviado a San Antonio, el 12 de febrero de ese año. Él dijo que no conocía a Rodríguez, pero usó su cuenta de Google.

Los imputados no revelaron lo que pasó con Ariel como su hubiesen hecho un “pacto de silencio”, mismo que se rompió el pasado 19 de marzo, cuando Brayan declaró que al arquitecto le quitaron la vida ahorcándolo. Luego, dijo que el cuerpo fue incinerado y los restos fueron sacados en bolsas negras para tirarlos en cinco puntos cercanos al domicilio donde lo habrían asesinado.

La casa donde Ariel perdió la vida fue alquilada por Edwin para su comadre. El principal sospechoso, en el careo, admitió que realizó una parrillada en esa vivienda, pero aseguró que no fue el 23 de octubre, y que nadie asistió, y que duró alrededor de una hora y media, pero no supo responder cómo se generó basura cuando no había tenido invitados.

Sin embargo, Erika B.V.G., su comadre, lo enfrentó y le dijo que él le pidió las llaves de la casa diciéndole que haría una parrillada con sus amigos, ese 23 de octubre en horas de la tarde.

La familia del arquitecto exige justicia y pena máxima para los autores del crimen.