Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 29 de noviembre de 2022
  • Actualizado 14:07

A casi dos años del crimen, los restos del arquitecto Ariel ya son velados en Arani

Velan los restos del arquitecto Ariel Rodríguez, en Arani. FUNERARIA PUNATA
Velan los restos del arquitecto Ariel Rodríguez, en Arani. FUNERARIA PUNATA
A casi dos años del crimen, los restos del arquitecto Ariel ya son velados en Arani

Familiares, amigos y vecinos asisten, desde ayer, al velatorio del arquitecto Ariel Rodríguez Orellana, asesinado en octubre de 2020. Finalmente, los dolientes podrán darle cristiana sepultura esta tarde en el Cementerio General de Arani, Cochabamba.

Mayumi Luizaga, esposa del arquitecto, y sus suegros Cecilio y Carmen, recibieron ayer los restos óseos de Ariel y lo llevaron hasta su tierra natal. El profesional fue asesinado por Edwin Carata Bejarano y Brayan Quispe Bejarano, quienes fueron condenados en mayo de este 2022 a 30 años de cárcel, pero las sentencias aún no han sido ejecutoriadas.

El móvil del crimen fue “venganza”. Ariel cuidó a su hermana de un potencial feminicida, pero este acabó con él y dejó una niña huérfana de padre. Edwin Carata tenía una relación sentimental con una de las hermanas del arquitecto, pero la víctima y su familia se oponía a su enamoramiento porque conocían que Carata era violento y que habría atentado contra la vida de su exesposa.

La relación terminó, pero Carata estaba obsesionado con la hermana de Ariel y planeó el crimen. El autor consiguió, a través de otras personas, que el arquitecto salga de su casa el 23 de octubre de 2020. Lo citaron a una reunión supuestamente laboral, pero el joven fue sorprendido por el ahora sentenciado, quien lo golpeó, torturó, asesinó y quemó su cuerpo en una vivienda que alquiló en la zona de Chacacollo, camino a Sacaba.

El crimen se descubrió el 19 de marzo de 2021 cuando Brayan Quispe, primo de Edwin Carata, rompió el “pacto de silencio” y dirigió a los investigadores hasta el sitio donde dejaron los restos del arquitecto. En abril de este año, otra parte de los huesos de la víctima fueron encontrados. Todo lo hallado estaba en el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), donde se realizaron las pericias, y recientemente la familia doliente recibió los restos de Rodríguez. 

Luizaga y sus suegros piden que las sentencias sean ejecutoriadas. Conocieron que el principal autor apeló al fallo y pretende reducir su condena.