Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 13:38

FRANKLIN TOLA MAMANI ESTÁ DETENIDO. SU VÍCTIMA, NOELIA MURIEL ESCÓBAR, PERMANECIÓ HOSPITALIZADA POR 6 MESES. EL FEMINICIDA DISFRAZÓ EL CRIMEN DE ACCIDENTE CON AYUDA DE FISCALES

Capturan a policía acusado de matar a novia y fingir accidente

Capturan a policía acusado de matar a novia y fingir accidente





Por más de seis meses, un policía disfrazó el feminicidio que cometió contra su novia como un fortuito accidente de tránsito. Sin embargo, la verdad salió a la luz cuando las abogadas de la Oficina Jurídica para la Mujer investigaron el caso y descubrieron que Noelia Muriel Escóbar no se cayó de un vehículo sino que fue brutalmente golpeada en la cabeza por Franklin Tola Mamani.

La tragedia de la familia Muriel Escóbar comenzó el año pasado cuando Noelia, de 27 años, les confesó a sus hermanos que le tenía miedo a su novio, de 30 años.

La pareja había convivido un tiempo, pero las peleas, cada vez más violentas, preocupaban a Noelia que decidió distanciarse de Franklin.

Ella bailaba en una fraternidad de morenada y la mañana del 19 de junio de 2014, la joven participó del convite de la festividad de la Virgen de Urcupiña en Quillacollo.

Desde allí, llamó a sus hermanos para decirles que Franklin estaba en el recorrido acechándola. “Tengo miedo, él está aquí viéndome bailar, pero está bebiendo mucho y me da miedo”, les dijo vía telefónica.

Sus hermanos le aconsejaron que se salga del recorrido folclórico y que retorne a su casa, pero la joven nunca llegó y tampoco contestaba su teléfono celular.

A las 23:00 del 19 de junio, Franklin Tola llegó en su auto a la clínica Los Olivos llevando a Noelia Muriel inconsciente. El hombre les dijo a los médicos que la joven intentó descender del carro en movimiento y se cayó.

El médico de turno examinó a la joven y al ver que ella solo tenía un grave traumatismo en la cabeza y ningún rasguño característico de los accidentes de tránsito en su cuerpo, le pidió al guardia del hospital que llame a la Policía pues sospechaba de un ataque intencional.

Sin embargo, el guardia no llamó a la FELCV sino a Tránsito y la pesquisa del caso fue abierta por accidente. Noelia Muriel fue internada con un diagnóstico de “contusión cerebral y déficit neurológico, hemorragia y hematoma subdural”. Este reporte fue confirmado el 23 de junio por un médico forense.

Aunque este diagnóstico le permite darse cuenta a cualquier investigador que la joven había sido víctima de un brutal golpe en la cabeza y no de un accidente, la fiscal de Tránsito Hilda Sánchez admitió el caso como un accidente, pero ni siquiera llevó al policía Franklin Tola a una audiencia cautelar en los seis meses siguientes.

Otro hecho sospechoso de este caso es que otro policía le recomendó a Franklin Tola que busque al abogado Raúl Chávez Plata para que le solucione el problema. Este diario denunció el año pasado que una red de corrupción funciona en Tránsito, integrada por policías que recomiendan el bufet de Rául Chávez Plata a todos los causantes de accidentes que, en su mayoria, salen “limpios” de toda acusación, en desmedro de sus víctimas y con la supuesta complicidad de algunos fiscales que no procesan los casos como es debido. La Fiscalía de Distrito nunca abrió investigación de oficio en este caso, pese a que existían varios denunciantes con nombre y apellido.

El abogado Raúl Chávez Plata es quien asume la defensa del policía Franklin Tola, pero también fungió como abogado de la familia de Noelia Muriel. La fiscal le devolvió el vehículo al agresor y ni siquiera lo cauteló.

El 1 de enero de 2015, Noelia murió en el hospital, luego de seis meses de permanecer en estado vegetativo. La familia, desesperada, acudió a la Oficina Jurídica para la Mujer.

En una simple revisión del diagnóstico médico, las abogadas se dieron cuenta que Noelia fue víctima de una golpiza. Las abogadas enviaron una nota al Fiscal de Distrito, Freddy Torrico, haciendo notar las irregularidades y exigiendo que el caso sea derivado a la Fiscalía que se especializa en casos de violencia, por el delito de feminicidio.

La Fiscalía de Distrito retuvo por más de dos meses el expediente del caso sin pronunciarse, por lo que las abogadas asumieron otra medida para lograr la captura del policía.

Nohelia Muriel dejó en la orfandad a una niña de 6 años, que fue testigo de las múltiples agresiones físicas y verbales que padeció la víctima.

Agresor custodiaba a hija de Evo

Franklin Tola Mamani trabajó custodiando a la hija del presidente Evo Morales, pero luego de lo sucedido pidió su cambio a la Policía de Tapacarí, donde prestaba sus servicios hasta hace poco.

Para canalizar su captura, la Oficina Jurídica para la Mujer tuvo que reclamar por escrito a la Fiscalía de Distrito la devolución del expediente, con copia a la Fiscalía General. Entonces, la Fiscalía de Distrito derivó el expediente, no a la FELCV como era lo correcto, sino a Tránsito otra vez. Un nuevo fiscal en esta unidad se percató que se trataba de un feminicidio y lo remitió a la fiscal antiviolencia Jimena Narváez. La autoridad buscó al policía Frankin Tola Mamani y lo convocó a una audiencia, pero éste no se presentó a la misma, por lo que fue aprehendido el 14 de abril. Su audiencia cautelar es hoy a las 10 de la mañana en la EPI Norte.


11 feminicidios en 2015

En los primeros tres meses y medio de este año, 11 mujeres han sido asesinadas por sus esposos, novios, exparejas y desconocidos que las veían como objetos.

Ciclo violencia.

El ciclo de la violencia empieza con insultos, celos, sigue con agresiones físicas, sexuales y termina en feminicidio.