Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 21 de enero de 2022
  • Actualizado 03:26

Capturan a un boliviano que explotaba a sus paisanos en Brasil

El propietario había instalado un taller de costura que se extendía desde el sótano de la casa hasta el primer piso. La jornada laboral llegaba a las 15 horas diarias.
 
Capturan a un boliviano que explotaba a bolivianos en Brasil. URGENTE
Capturan a un boliviano que explotaba a bolivianos en Brasil. URGENTE
Capturan a un boliviano que explotaba a sus paisanos en Brasil

La policía brasileña arrestó al dueño de una fábrica de ropa y liberó a un grupo de bolivianos en situación de esclavitud en Carapicuíba, en la Región Metropolitana de São Paulo. El propietario de la factoría también es de Bolivia.

El caso ocurrió la noche de este lunes, 3 de enero, en la zona rural del municipio.

Según la Policía de Brasil, una de las víctimas interrogó al imputado, Ivar García, ciudadano boliviano, porque estaba recibiendo un salario menos de lo acordado. Entonces, la víctima decidió llamar a un amigo brasileño y le contó toda la historia.

La mujer informó que algo andaba mal y llamó a la policía. Con la denuncia, la policía acudió al lugar, que es una residencia de tres pisos. El propietario había instalado un taller de costura que se extendía desde el sótano de la casa hasta el primer piso.

En los dos pisos superiores estaban las habitaciones de las víctimas que vivían en la residencia. Además, en el lugar había mucha suciedad y la comida estaba mal surtida.

Unas 15 víctimas informaron a la policía que llegaron a Brasil a trabajar y la mayoría de ellas habían venido por invitación de Ivar García Lara, quien les invitó a trabajar en su taller de costura y les pagó los pasajes de Bolivia a Brasil.

Cuando la gente llegó al país, ya había adquirido una enorme deuda con el bandido que también es boliviano. Las personas informaron que no recibieron ni un centavo hasta que pagaron toda la deuda de sus boletos de avión, informó la Policía.

La jornada laboral llegaba a las 15 horas diarias. Las víctimas empezaban a trabajar a las 7 de la mañana y se detenían a las 10 de la noche. Ivar fue arrestado y llevado a la comisaría. El caso fue presentado al 1er DP en Carapicuíba (SP).