Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 11:57

Caen tres delincuentes que robaron saquillos de ropa a un comerciante

La Policía captura a los delincuentes en la avenida Suecia. FELCC
La Policía captura a los delincuentes en la avenida Suecia. FELCC
Caen tres delincuentes que robaron saquillos de ropa a un comerciante

Juan Carlos G., alias El Pajarito; Roberto G., conocido como El Oso Yogui y Fernando H., delincuentes con prontuario policial, fueron arrestados por robo agravado, informó este miércoles el vocero de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Cochabamba, Alexander Vargas.

Explicó que la víctima, que se dedica al comercio informal de ropa, denunció que le robaron saquillos llenos de prendas de vestir el pasado 1 de octubre. A casi un mes del hecho, los efectivos policiales dieron con los presuntos autores del delito y los aprehendieron en la avenida Suecia. Ellos estaban bordo de un vehículo plomo.

De acuerdo con las investigaciones, la víctima denunció que el día del robo se encontraba llevando los saquillos hasta su vehículo que estaba estacionado en la puerta de su vivienda. Subió las tres bolsas que tenían ropa de niños y pantalones, y camisas.

Aseguró las puertas de su movilidad y retornó un momento a su domicilio, pero cuando salió se percató que forzaron su vehículo y se llevaron sus pertenencias.

La FELCC, a través de la División Propiedades, comenzó con las investigaciones por el robo agravado el 1 de octubre. Finalmente, los uniformados reconocieron la movilidad con la que se perpetró el delito y procedieron con el arresto de los tres presuntos autores y se secuestró el motorizado con fines investigativos.

Fernando H. estaba conduciendo el auto y tenía como pasajeros a El Pajarito y El Oso Yogui, dos delincuentes que se dedican a robar hace bastante tiempo.

Vargas indicó que los detenidos han sido reconocidos plenamente como autores del robo agravado y fueron remitidos al Ministerio Público para que fundamente su aprehensión, y sean llevados ante un juez cautelar que defina su situación. Ese delito es penado con presidio de tres a 10 años, de acuerdo con el artículo 332 del Código Penal.