Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:29

LA MAYORÍA DE LOS AGRESORES SON FAMILIARES CERCANOS

Cada día 5 niños son víctimas de violación sexual en Bolivia

El Ministerio Público registró 1.340 denuncias a nivel nacional. Casi el 64% del total de demandas se atendieron en Santa Cruz, La Paz y Cochabamba.
Fotografía ilustrativa de una niña.       PIXABAY
Fotografía ilustrativa de una niña. PIXABAY
Cada día 5 niños son víctimas de violación sexual en Bolivia

Cada día se registran al menos cinco casos de violación sexual contra niños, niñas o adolescentes en toda Bolivia.

El Ministerio Público ha recibido 1.340 denuncias por violación de infante, niña, niño o adolescente, entre el 1 de enero y el 12 de septiembre de este año. La mayor incidencia está en Santa Cruz con 437 demandas, es decir, el 32.6% del total de casos atendidos a nivel nacional.

Le sigue, La Paz con 227 casos equivalentes al 17% del total de denuncias registradas en Bolivia. Cochabamba ocupa el tercer lugar con 190 casos, es decir, el 14.2%. Luego, 137 demandas se reportaron en Beni, 105 en Chuquisaca, 98 en Potosí, 73 en Tarija, 37 en Pando y 36 en Oruro.

En Cochabamba, los pobladores de Suticollo se levantaron hace dos semanas tras enterarse que su vecino agredió sexualmente a su hija, de 11 años, durante unos cinco años. El hombre, de 38 años, fue enviado preventivamente al penal de El Abra.

El sindicado confesó el delito y quiso someterse a un procedimiento abreviado pidiendo una pena de 20 años de presidio, pero la defensa de la víctima rechazó esa posibilidad argumentando que merece estar recluido 30 años. Ante esa situación, el juez lo envió por seis meses al penal de máxima seguridad y, al concluir ese plazo, se instalará el juicio donde se resolverá la sentencia.

Unos días después, otra adolescente que vive en Cochabamba le contó a su maestra que era víctima de violación por su padre. Antes, le había contado a su madre, pero no le creyó y no hizo nada para ayudarla. Su agresor está detenido preventivamente.

Los agresores, en su mayoría, son familiares como padres, padrastros, tíos, primos u otros cercanos al entorno.