Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 25 de mayo de 2022
  • Actualizado 09:07

Brasileño acribillado en Santa Cruz tenía identidad falsa y gastaba su dinero en artículos de lujo

En Brasil se le dio el apodo de "traficante de ostentación" porque se gastaba el dinero en artículos de lujo, joyas, relojes, aparatos electrónicos e incluso una lancha rápida.
Cédula de identidad con nombre falso que recibió en Bolivia. / Foto: UNITEL
Cédula de identidad con nombre falso que recibió en Bolivia. UNITEL
Brasileño acribillado en Santa Cruz tenía identidad falsa y gastaba su dinero en artículos de lujo

Marciel Ribeiro de Oliveira es el verdadero nombre del brasileño que fue acribillado el viernes en la noche en Santa Cruz, cuando estaba en la puerta de un local nocturno en la avenida los Cusis. En Bolivia tenía el nombre de Eduardo Maciel Guimarães Ribeiro.

La investigación que se hace ahora apunta a cómo recibió el documento de identidad falsificado que fue emitido en Bolivia el 5 de marzo de 2020. El brasileño estaba prófugo desde 2017 luego de escapar de prisión en Goiânia, Brasil, acusado de narcotráfico.

Alpacino Mojica, director departamental del Servicio General de Identificación Personal (SEGIP) de Santa Cruz, señaló que se está coadyuvando con la investigación y verificando cómo fue que ha ingresado o falsificado su documentación "o qué funcionario se ha prestado a darle la cédula". 

"Vamos hacer las investigaciones y llegaremos a los funcionarios. Y si han cometido algún delito, nos pondremos como parte querellante", adelantó.

Ribeiro estuvo preso durante un año, acusado de narcotráfico. Fue detenido junto con su hermano Marcelo Ribeiro de Oliveira, dentro de la Operación Erga Omnes, realizada en un condominio de lujo en Goiânia.

En Brasil se le dio el apodo de "traficante de ostentación" porque se gastaba el dinero en artículos de lujo, joyas, relojes, aparatos electrónicos e incluso una lancha rápida valorada en un millón de reales (más de 1.200.000 de bolivianos) y un automóvil valorado en 500.000 reales (más de 600.000 bolivianos) que fueron algunos de los bienes incautados.

El director departamental de Migración, Jorge Daga, indicó que ya se ha iniciado una investigación para determinar responsabilidades.