Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 14:11

LA MAYORÍA DE LAS VÍCTIMAS SON JÓVENES

Bolivia: el 36% del total de casos de feminicidios de 2021 ha concluido

Los procesos que han sido cerrados fueron con sentencias condenatorias o extinciones por muerte del autor. En tanto, el 14% tiene acusación y el 50% está en etapa de investigación.
Mónica, Nayeli, Beatriz, Margarita, María, Edith Yessie, María Lourdes, Mary Jenny, Vilma y Balvina, los rostros de algunas víctimas de  feminicidio en 2021.          FACEBOOK
Mónica, Nayeli, Beatriz, Margarita, María, Edith Yessie, María Lourdes, Mary Jenny, Vilma y Balvina, los rostros de algunas víctimas de feminicidio en 2021. FACEBOOK
Bolivia: el 36% del total de casos de feminicidios de 2021 ha concluido

Mónica, Nayeli, Beatriz, Margarita, María, Edith Yessie, María Lourdes, Mary Jenny, Vilma y Balvina son los nombres de algunas mujeres silenciadas, víctimas de feminicidio, que ocurrieron o se descubrieron durante el 2021 en toda Bolivia.

El Ministerio Público registró 108 feminicidios a nivel nacional; 43 en La Paz, 17 en Santa Cruz, 15 en Cochabamba, 10 en Oruro, 10 en Potosí, 6 en Chuquisaca, 3 en Beni, 3 en Tarija y 1 en Pando. El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, informó hace unos días que el 36% del total de casos ingresados se encuentra cerrado o concluido, con sentencias condenatorias en procedimiento abreviado o juicio oral y extinciones por muerte del autor, el 14% ya tiene acusación con miras a juicio y el 50% está en etapa de investigación donde los sindicados, en su mayoría, están con detención preventiva.

“El delito de feminicidio ha golpeado con mayor número de víctimas al departamento de La Paz. Le sigue Santa Cruz y luego Cochabamba”, manifestó el fiscal durante la Rendición Pública de Cuentas 2021.

Desde la Fiscalía dieron a conocer que el Ministerio Público, a través de la Fiscalía Especializada en Delitos Contra la Vida, atendió todos los casos con la intervención de los equipos multidisciplinarios para llevar adelante un adecuado procesamiento de la escena del crimen, de manera coordinada y multidisciplinaria, bajo la dirección funcional de los fiscales de materia con el propósito de reducir los tiempos de investigación, esclarecimiento e identificación del o los autores del hecho y la emisión de resoluciones fiscales que buscan obtener una sanción para los agresores. 

VÍCTIMAS JÓVENES Y CRÍMENES VIOLENTOS La mayoría de las víctimas de feminicidio son jóvenes. 44 de las 108 mujeres asesinadas tenían entre 21 y 30 años. En tanto, 24 tenían entre 31 y 40 años, 13 entre 41 y 50 años, 9 entre 51 y 60 años y 6 más de 61 años.

Algunas víctimas eran adolescentes. En Cochabamba, Noemí, de 15 años, fue envenenada por su enamorado, de 17 años, cuando estaba en una cancha deportiva próxima a su domicilio ubicado en la zona de Valle Hermoso, al sur de la ciudad. El feminicida recibió una condena mínima –seis años de reclusión en el Centro de Reintegración Social Cometa- por ser menor de edad.

Según las investigaciones, el adolescente compró el veneno en un mercado y luego llamó a su enamorada convenciéndola de encontrarse en una cancha deportiva donde, con engaños, le dio de beber una limonada mezclada con una sustancia tóxica y eso provocó, a los pocos minutos, que sufra convulsiones y desvanecimiento. El autor contactó a la madre de Noemí y juntos la trasladaron al Hospital Harry Williams en un taxi, pero la menor de edad llegó sin signos vitales. Su deceso fue a causa de intoxicación aguda.

El feminicida confesó el crimen y fue sentenciado, pero los dolientes consideran que la pena es “irrisoria” porque una persona, mayor de 18 años, es condenada a 30 años de cárcel por el mismo delito. Los familiares de la víctima pedirán que el autor sea trasladado a un recinto carcelario en cuanto cumpla la mayoría de edad.

Las muertes de las mujeres han sido violentas. El Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) reveló que 46 víctimas perdieron la vida por asfixia, 29 por golpe o trauma, 26 por arma blanca, 5 por arma de fuego y 2 fueron intoxicadas con alguna sustancia.

Varias víctimas fueron sepultadas por sus agresores, quienes pretendían “ocultar” los crímenes. Ya sea por pistas en las investigaciones, sospechas de terceros o el olor de los cuerpos, la ubicación de los cadáveres siempre sale a la luz. Uno de los hechos que indignó a la población fue el hallazgo de un “cementerio de mujeres” en la propiedad del autor de los crímenes en Tres Arroyos, una zona turística del municipio de Villa Tunari en Cochabamba.

En los terrenos del agresor encontraron los cuerpos sepultados de cuatro jóvenes, de entre 19 y 30 años, entre el 10 de febrero y el 1 de marzo de 2021. Se trata de Mónica Olmos, Nayeli Lizarazu, Beatriz García y Margarita Maldonado, quienes estaban desaparecidas desde distintas fechas; el caso más antiguo es de agosto de 2017.

Omar Jhonny Fernández es el único sentenciado por el feminicidio de Mónica. Por ese caso, otros cinco hombres que estaban siendo investigados fueron liberados en noviembre del año pasado por “falta de pruebas”. Se presume que Fernández, condenado a 30 años de privación de libertad, es también autor de las otras tres muertes.

EN CONCUBINATO El 23% de los victimadores eran concubinos de las fallecidas, el 16% eran esposos, el 12% no tenían parentesco alguno, el 7% eran enamorados, el 6% eran exconcubinos, el 2% eran hermanos, el 2% eran sus exenamorados, el 1% sostenía una relación extramarital, el 1% eran cuñados, el 1% eran exesposos, el 1% eran hijos y otro 1% eran amigos, según el Observatorio de Género y la Coordinadora de la Mujer, a través de un informe presentado con datos tomados del Observatorio Boliviano de Seguridad Ciudadana.