Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 13:22

EL PRESUNTO ASESINO FUE APREHENDIDO

Betsabé Mara envió mensajes por WhatsApp a una amiga antes de su desaparición

La víctima, de 24 años, le dijo a su amistad que se encontraba con el teniente Adán Boris M.A. y que este no la dejaba irse a su casa, el 11 de agosto. También habló de un arma de fuego.
Betsabé Mara Alacia Z., la joven reportada como desaparecida desde el 11 de agosto. FOTO: Facebook Betsabé
Betsabé Mara Alacia Z., la joven reportada como desaparecida desde el 11 de agosto. FOTO: Facebook Betsabé
Betsabé Mara envió mensajes por WhatsApp a una amiga antes de su desaparición

¿Qué ocurrió con Betsabé?, se preguntan los familiares y amigos de la joven, de 24 años, que ha sido buscada desde el 11 de agosto. Son 12 días que sus padres no han podido dormir porque les arrebataron a “su única hija mujer” y lo que más anhelaban era encontrarla con vida, pero esa esperanza se desvaneció con el paso de los días y tras el hallazgo de restos humanos calcinados que posiblemente sean de la víctima.

Solo los resultados de los estudios forenses y antropológicos podrán confirmar o descartar si los restos encontrados en la zona de Maica Chica son de Betsabé Mara Alacia. Una cadena con un crucifijo, retazos de prendas de vestir y un impacto de bala en el cráneo son los que hacen presumir que se trataría de la joven desaparecida.

El 11 de agosto, Betsabé salió de su vivienda para encontrarse con el teniente Adán Boris M.A., su enamorado, al promediar las 15:00.

El último mensaje que ella envió, a través de WhatsApp, fue a su amiga y le dijo “(estoy) en la casa de Boris y no deja que me vaya”, a las 20:57.

Antes, intercambió algunos mensajes con su amiga, pero no respondía rápido. Casi a las 19:00, le contó que encontró al teniente en estado de ebriedad. Una hora después, le dijo que “lo pilló hablando con otra, que él lloraba, no quería mostrarle (el teléfono) y que no la dejaba irse”. Poco después, le dio a conocer que había un arma de fuego y que se encontraba muy nerviosa, de acuerdo con los chats difundidos por la Red Uno.

La mamá de la joven y otros familiares protestan y exigen justicia en puertas de la UTOP, en la avenida Heroínas. FOTO: Dico Solís

La mamá de la joven y otros familiares protestan y exigen justicia en puertas de la UTOP, en la avenida Heroínas. FOTO: Dico Solís

No se supo más de ella. Se conoció que, ese día, el efectivo se comunicó con la mamá de la víctima para decirle que la joven estaba en un alojamiento y que la devolvería a su hogar en una hora, pero apagó su teléfono y desapareció hasta ayer que fue aprehendido, muy temprano, en un hospedaje ubicado en Montero (Santa Cruz). El teniente tenía la intención de escapar hacia Brasil, pero no contaba con los recursos suficientes y antes de que los consiguiera fue capturado.

La mamá de Betsabé, hace unos días, dijo que su hija conoció al policía como hace dos meses, pero llevaban de relación alrededor de un mes. Él era su vecino, vivía a unos 300 metros de la casa de la joven universitaria.

LA BÚSQUEDA La familia de Betsabé imprimió afiches con la fotografía de la joven para pegarlas en casi todas las calles de Quillacollo, municipio donde viven, con el propósito de que dieran con su paradero. Ella vestía una polera negra, un buso rosa y unas zapatillas deportivas, el día que desapareció, esa fue la referencia que pusieron en los anuncios.

“Por favor Adán devuélveme a mi hija, te lo suplico con todo mi corazón. Estoy sin comer y no me quedan fuerzas, solo quiero que me devuelvas a mi única hijita”, pidió en reiteradas oportunidades, entre llanto, la madre de Betsabé.

“Ya no tiene lágrimas, no tiene hambre, no duerme y se desmaya todo el tiempo. Está fuera de sí”, refieren los familiares y miembros del colectivo Mujeres de Fuego respecto al estado de la progenitora de la joven presuntamente asesinada, a la que han estado acompañando toda la semana.

Los padres han asistido a todos los actuados investigativos, han recorrido kilómetros y han aguardado por horas informes de los investigadores, y piden celeridad en el caso porque quieren “respuestas” respecto a si los restos encontrados son de su hija y consecuentemente la sentencia máxima del teniente.

El teniente Adán Boris M.A., presunto asesino de Betsabé Mara, es aprehendido y presentado en la UTOP. FOTO: Dico Solís

El teniente Adán Boris M.A., presunto asesino de Betsabé Mara, es aprehendido y presentado en la UTOP. FOTO: Dico Solís

Adán Boris M.A. seguía trabajando en la institución del verde olivo, pese a que contaba con antecedentes de violencia. En 2018, fue denunciado por intento de feminicidio contra su concubina, a quien sacó de su vivienda y la llevó hasta un bosque donde quiso matarla, pero ella logró contactarse con sus familiares y pedir ayuda.

Una patrulla policial se encontraba por esa zona e impidió el hecho y el hombre escapó. Poco después, se conoció que el teniente estaba en el departamento de Sucre. La víctima, de ese caso, desistió de la denuncia y el proceso fue archivado porque el efectivo no tenía otros antecedentes de violencia.

MOVIMIENTO POLICIAL Los familiares reportaron la desaparición de Betsabé en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Quillacollo el 13 de agosto y desde entonces se activó los mecanismos de inteligencia para la búsqueda de la víctima y del oficial, informó hace unos días el director de esa dependencia a nivel departamental, Alberto Cárdenas.

El fiscal remitió la investigación a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) por el presunto delito de trata y tráfico. Sin embargo, la FELCC y el Comando Departamental, a través de la Dirección Departamental de Investigación Interna (Didipi) también trabajaron en el caso.

El principal sospechoso de la desaparición de Betsabé no se presentó a su fuente laboral en la Estación Policial Integral (EPI) 6, donde se desempeñaba como policía. La Fiscalía emitió una orden de aprehensión contra el funcionario por el delito de violencia familiar o doméstica y privación de libertad, el pasado lunes, misma que fue ejecutada este sábado y se prevé que en las próximas horas se lleve a cabo su audiencia de medidas cautelares.

AVANCES Al menos tres mujeres ayudaron al teniente para que intentara escapar de la justicia; con dos mantuvo una relación amorosa. Su exesposa, de 32 años, con quien procrearon un hijo que ahora tiene cinco años mantuvo contacto con el oficial por WhatsApp y Messenger, conociendo que estaba siendo buscado por la desaparición de Betsabé.

Ella lo apoyó económicamente tras que el efectivo le prometiera que iban a encontrarse en Sucre, donde vive ella, para retomar la relación. Estaba esperando la llamada telefónica para su reencuentro. Su último contacto fue el lunes.

La Fiscalía amplió la investigación contra la mujer por el presunto delito de encubrimiento y fue trasladada a dependencias de la FELCV de Quillacollo, desde Sucre, para que preste su declaración informativa, el jueves.

La otra mujer es aparentemente también su enamorada, con quien estuvo entre el 13 y 15 de agosto. Ambos habrían consumido bebidas alcohólicas y ella le permitió quedarse a dormir en su vivienda.

El hermano mayor del teniente también fue implicado en el caso porque entró en contradicciones en sus declaraciones informativas y se presume que estuvo ayudando al efectivo policial, según información del director de la FELCV, Rubén Lobatón. La misma suerte corrió la cuñada del efectivo por encubrimiento.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, presentó ayer a Adán Boris M.A., Roger M.A. (hermano) y Cintia G. (cuñada), en el patio de la Unidad Táctica de Operaciones (UTOP).

“Que la gente conozca a este sujeto, a esta vergüenza para la Policía”, dijo la autoridad refiriéndose al teniente, mientras se escuchaban gritos de familiares y miembros del colectivo Mujeres de Fuego que exigían justicia para Betsabé desde la avenida Heroínas.

Apuntó que están investigado a dos o tres policías más que pudieran estar implicados en este caso por ayudar al teniente vinculado a la desaparición de Betsabé.

Murillo señaló que el policía acusado será dado de baja y esa misma medida se tomará si se confirma la participación de otros miembros de la institución del verde olivo.

Lobatón acotó que la investigación continúa y que serán procesados todos, familiares o amigos, que hayan encubierto al efectivo y lo haya apoyado para que pretenda darse a la fuga.

Asimismo, el abogado de la familia de la víctima, Percibal Garrón, informó que un elemento importante para esclarecer el caso será la movilidad que usó el policía.

“Tenemos entendido que (Betsabé) ha estado en el vehículo, ha sido vista. Es uno de los elementos más importantes y extraoficialmente ya se conoce dónde se encuentra y va a ser secuestrado”.

Añadió que se realizaron tres allanamientos, el viernes. Dos en Quillacollo y uno en Punata.

“Se está investigando y en los próximos días se podrá brindar mayor información”.

LOS RESTOS HUMANOS Un cráneo, columna vertebral, pelvis y varios huesos de distintas partes del cuerpo fueron encontrados por vecinos de la zona de Maica Chica, en el sector del puente, el martes, de acuerdo con el reporte del vocero de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Julio Zapata.

Los restos humanos calcinados fueron trasladados al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para que sean valorados por el equipo de antropología forense y se determine el sexo, data y posibles causas de la muerte. En el lugar había cabellos y retazos de prendas de vestir.

También hallaron una cadena con un crucifijo que sería muy parecido al que usaba el teniente. Los papás de Betsabé fueron convocados para que les tomaran muestras, el miércoles, porque “no se puede descartar nada”. Solo los estudios podrán confirmar o descartar si los restos humanos encontrados pertenecen a la joven y se prevé que eso se conozca en los próximos días.

Los restos humanos hallados en la zona de Maica Chica, el pasado martes. FOTO: FELCC CBBA

Los restos humanos hallados en la zona de Maica Chica, el pasado martes. FOTO: FELCC CBBA

“La Policía ha hecho un buen trabajo. Lamentablemente esto no nos va a devolver a Betsabé, una jovencita que estaba empezando a vivir y a la que le han quitado la vida. Los restos óseos quemados que se han encontrado con un tiro en el cerebro, son de ella. Aún se están haciendo los exámenes necesarios para que esto se pueda confirmar”, dijo Murillo.

La mamá de Betsabé manifestó hace tres días que los restos son con probabilidad de su hija debido a que los retazos de prendas de vestir que encontraron tiene los colores y texturas de la ropa que llevaba la víctima el día que desapareció. También identificó la cadena con el crucifijo que usaba el oficial.

DOS CASOS La desaparición de Betsabé se investiga en un proceso por trata y tráfico. Este caso fue declarado en reserva, el viernes cerca del mediodía, con el fin de no entorpecer los actuados y avances en el proceso investigativo.

Asimismo, el hallazgo de los restos humanos es parte de un caso que se indaga por presunto asesinato. Este caso fue declarado en reserva casi de inmediato y por 10 días, desde el miércoles.

Murillo señaló que, por instrucciones de la presidenta Jeanine Áñez, el Ministerio de Gobierno será parte del proceso contra el teniente y pedirán la sentencia máxima de 30 años de prisión. También exigirán cárcel para los cómplices del efectivo.