Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 30 de junio de 2022
  • Actualizado 00:09

Ariel lleva 73 días desaparecido y temen que liberen a sospechosos

El arquitecto, de 30 años, salió a una reunión laboral el 23 de octubre del 2020 y desde entonces su “paradero es un misterio”. Hay dos hombres con detención preventiva por el caso.

Los papás de Ariel, familiares y amigos piden justicia en puertas del Tribunal  Departamental de Justicia.  OPINIÓN
Los papás de Ariel, familiares y amigos piden justicia en puertas del Tribunal Departamental de Justicia. OPINIÓN
Ariel lleva 73 días desaparecido y temen que liberen a sospechosos

El arquitecto Ariel Rodríguez Orellana lleva desaparecido 73 días, desde el 23 de octubre de 2020. Su familia no aguanta más la angustia y desesperación al desconocer su paradero. Edwin C.B. y Lucio A.M. se encuentran con detención preventiva, por trata de personas, en el marco de la investigación por la desaparición del joven profesional, de 30 años, debido a que se estableció que fueron las últimas personas con las que tuvo contacto la víctima. 

La audiencia de apelación que debía llevarse este lunes fue suspendida debido a que los imputados se presentaron sin sus abogados. Se reprogramó para hoy a las 15:00. Los padres de Ariel, Celio Rodríguez y Carmen Orellana, exigen justicia y pena máxima para los implicados en la desaparición de su hijo y expresaron que temen que sean liberados.

Los familiares del joven, de 30 años, no han parado la búsqueda ni un solo día. Piden ayuda a los ministros de Gobierno y autoridades departamentales para encontrar al arquitecto. De rodillas y con lágrimas, han implorado en reiteradas ocasiones conocer dónde está su hijo o qué ha pasado con él, pero los sospechosos de la desaparición parecen haber hecho un “pacto de silencio” y se niegan a brindar información de lo ocurrido.

“Mi hijo está desaparecido hace casi tres meses. No se sabe si lo mataron o no y los imputados no declaran. No entiendo por qué tenemos que sufrir tanto, solo queremos ver a nuestro hijo vivo o muerto, aunque para despedirlo, pero no sabemos dónde lo han llevado y tampoco apareció su camioneta. Pido a las autoridades policiales, ministros de Gobierno y la población en general que nos ayuden a reclamar por mi hijo y a dar con él. Nosotros ya no tenemos ni apetito, estamos muy agotados. Esos delincuentes han desaparecido a mi hijo y pido que no los liberen porque tienen que pagar por lo que hicieron”, manifestó el padre del arquitecto, mientras exigía justicia este lunes en puertas del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ). Los papás de Ariel, de la tercera edad, viven en Arani y deben movilizarse por distintos municipios del departamento con la esperanza de encontrar a su hijo.

SU DESAPARICIÓN

Se desconoce el paradero de Ariel desde el 23 de octubre. Ese día, el arquitecto fue a ver una de sus obras en la Melchor Pérez de Olguín, en horas de la mañana. Luego, volvió a su casa, se dio una dicha y almorzó con su pareja antes de salir a una reunión laboral. 

Mayumi, su cónyuge, le alistó sus prendas de vestir para su encuentro con clientes en Vinto. Salió en su camioneta de su casa ubicada en Pacata Baja y desde entonces su paradero es un misterio. El arquitecto estaba compartiendo un momento especial con su pareja puesto que esperaban con ansías la llegada de su primer bebé después de una relación de siete años. La joven tiene siete meses de embarazo y Ariel ya había estado buscando nombres porque “estaba muy emocionado con la idea de ser papá”. 

Se presume que Ariel no llegó a esta cita laboral y que los implicados en su desaparición le “tendieron una trampa”. 

EXRECLUSOS IMPLICADOS EN EL CASO

Lucio A.M. y Edwin C.B., exreclusos de San Sebastián, fueron aprehendidos el 3 y 4 de diciembre, respectivamente, por el delito de trata de personas en el marco de las investigaciones por la desaparición del arquitecto. Los sospechosos tienen antecedentes; el primero relacionados a 1008 y el otro a la Ley 348.

La Policía citó a declarar a varios familiares y amigos de la víctima. Además, solicitó el flujo de llamadas, revisó cámaras de vigilancia, entre otros actuados que permitieron identificar que el celular de Ariel estaba funcionando en La Paz y que habría sido registrado a nombre de otra persona.

Los uniformados tramitaron la orden de aprehensión y viajaron hasta Mallasilla, donde Lucio A.M. fue aprehendido y tenía en su poder el celular de la víctima. Tras su captura, reveló que el teléfono le entregó Edwin C.B., quien era excuñado del arquitecto.

El segundo implicado fue capturado en Quillacollo. Lucio, en su declaración informativa, dijo que Edwin le regaló el teléfono y que le preguntó si conocía personas que estén interesadas en comprar un vehículo o autopartes.