Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 25 de septiembre de 2020
  • Actualizado 01:49

Álvaro, historia de un niño que ha sufrido abandono

El pequeño, de cuatro años, tiene cicatrices y heridas en todo el cuerpo. Su papá lo dejó al cuidado de la madrastra, pero ella dijo que “no está obligada a atenderlo porque no es su hijo”.

Álvaro, el niño de cuatro años, rescatado por funcionarios y efectivos policiales. FOTO: Alcaldía de Oruro
Álvaro, el niño de cuatro años, rescatado por funcionarios y efectivos policiales. FOTO: Alcaldía de Oruro
Álvaro, historia de un niño que ha sufrido abandono

Álvaro, de cuatro años, no tiene la estatura ni el peso de un niño de esa edad. Ha sufrido maltrato por negligencia y omisión de cuidados, aunque no se descarta que haya sido agredido físicamente por su madrastra.

El menor de edad fue visto en reiteradas oportunidades en situación de abandono, por los vecinos de la urbanización Pumas Andino en Oruro, quienes reportaron el estado del niño a efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) y la Dirección de Igualdad de Oportunidades (DIO) del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro.

Los funcionarios encontraron al pequeño descalzo y solo en el patio de la casa, el domingo cerca de las 16:30. Su sola apariencia demostraba el descuido porque tenía heridas, anteriores y recientes, en varias partes del cuerpo.

Se llevaron al niño para su valoración médica y para investigar el caso de abandono. Los vecinos habían reportado que la víctima tenía quemaduras en el brazo presuntamente provocados por la madrastra, pero el examen reveló que no fue expuesto al fuego, pero sus heridas se asemejan en la apariencia. Tiene fractura en su brazo y pie; además, de escoriaciones y cicatrices en casi todo el cuerpo.

La directora de la DIO, Carmen Miranda, en una conferencia transmitida por la Alcaldía, manifestó que la madrastra y el padre indicaron que el niño se fracturó las extremidades, cuando se cayó en la casa porque “es un niño muy travieso e inquieto”.

Sin embargo, la autoridad manifestó su preocupación debido a que el médico encontró una parte blanda en la cabeza de Álvaro. El niño sintió dolor y vomitó tras ese contacto. “El profesional dijo que eso podría genera convulsiones y que la vida del niño está en riesgo”.

ABANDONO El papá de Álvaro lo dejó al cuidado de su pareja, la madrastra, hace unos dos meses. Él indicó que viajó a los Yungas (la Paz) a cobrar una deuda, pero no le dieron el dinero. Entonces, tuvo que quedarse a trabajar allá porque no tenía recursos económicos para retornar, pero este lunes llegó a Oruro tras vender algunas pertenencias.

Contó que su pareja le llamó, hace una semana, para decirle que su hijo se cayó y tenía un problema en el ojo, pero que no tenía dinero para llevarlo a un hospital. Además, le dijo que temía que le cuestionarán por sus heridas y pensaran que ella lo golpeaba. El padre le dijo que haría lo posible para retornar y le pidió que le comprara unas gotas para tratar al menor de edad.

La madrastra, consultada por los funcionarios respecto al estado del pequeño, respondió que “no tiene la obligación de cuidar a un niño que no es su hijo”.

Miranda manifestó que inicialmente pensaron que Álvaro era huérfano de madre, pero tras las averiguaciones descubrieron que la progenitora abandonó al menor y que ni siquiera pregunta por él, hace meses. “Sabemos que esta fuera de la ciudad, pero vamos a tomar las acciones pertinentes porque lamentablemente la vida de este niño ha sido sumamente triste, Llamamos a la reflexión a los padres porque la principal responsabilidad está en ellos y no debería existir una actitud tan inhumana”.

Álvaro fue valorado con 12 días de impedimento, bastante considerable tomando en cuenta su edad. Tiene fracturas, escoriaciones, cicatrices, una infección en la espalda a consecuencia de unas heridas que no pudieron sanar y lo más preocupante es la parte blanda que hallaron en su cabeza que pone en riesgo su vida. Está siendo atendido en el servicio de pediatría del hospital general San Juan de Dios.

Miranda indicó que el pequeño conversó con los funcionarios, comió y se desenvolvió bien hasta las 20:00 del domingo, pero que su estado empeoró al promediar la medianoche, porque no habló más. Los médicos pidieron que un familiar lo acompañe, pero ante la ausencia de sus progenitores uno de los abogados veló su sueño.

LOS HERMANITOS “La madrastra no le permitía a Álvaro acercarse a sus hermanitos, ni que ellos lo hagan. Los amenazaba y golpeaba con objetos contundentes si la desobedecían”, señaló Miranda.

Los funcionarios rescataron a tres niños más (de tres, nueve y 11 años), que fueron trasladados temporalmente al refugio Casa de la Mujer. También fueron valorados por el médico forense, pero no tiene días de incapacidad.

Sandra Chambi, psicóloga de la DIO, indicó que se realizarán las valoraciones psicológicas y sociales. “El equipo técnico está pendiente de la salud del niño. Por otro lado, estamos trabajando en el tema legal para tener todo el respaldo en función a la situación del menor de edad”. 

La madrastra fue aprehendida inicialmente denunciada por violencia física y psicológica, pero el fiscal asignado al caso podrá modificar la tipificación del delito tomando en cuenta el estado delicado de salud de Álvaro.

La dependencia municipal pedirá la detención preventiva de la madrastra en el penal de La Merced, en Oruro.

Violencia

La Dirección de Igualdad de Oportunidades (DIO) de Oruro atendió 597 casos de violencia durante el primer semestre del año. La mayoría por negligencia en el cuidado de los niños.