Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 06 de junio de 2023
  • Actualizado 18:36

Alerta en La Paz por "el cuarto del perreo", fiestas de menores donde "todo vale"

Los eventos clandestinos fueron identificados en la zona sur de la sede de Gobierno. Los adolescentes pagan 40 bolivianos por permanecer unos minutos en dichas habitaciones.

Intervención a una fiesta clandestina con menores de edad, el fin de semana en La Paz. POLICÍA BOLIVIANA/UNITEL
Intervención a una fiesta clandestina con menores de edad, el fin de semana en La Paz. POLICÍA BOLIVIANA/UNITEL
Alerta en La Paz por "el cuarto del perreo", fiestas de menores donde "todo vale"

Una habitación en la que "todo vale". Autoridades de La Paz permanecen en estado de alerta tras haber identificado la existencia del "cuarto del perreo"  o "cuarto de la lujuria", alquilado en fiestas clandestinas para menores de edad en la zona sur de esa ciudad.

La información fue dada a conocer por autoridades policiales de La Paz este martes, quienes indicaron que, en medio del descontrol, los adolescentes que asistían a estas fiestas pagaban cierto monto económico por alquilar una habitación donde permanecen unos minutos en el ambiente en el cual "todo se vale", según describieron.

La Policía reveló que, en lo que va del año -en tres meses- intervino cinco fiestas ilegales, la más reciente, en Calacoto, barrio céntrico del sur de la sede de Gobierno, informó Unitel.

“Utilizan un domicilio particular donde hay venta de entrada, venta de bebidas alcohólicas, también preservativos, pastillas del día después”, dijo Marcelo Rabaza, comandante regional de la zona Sur de La Paz.

Detalló que en la última fiesta intervenida en la zona sur de La Paz, el costo de las entradas o manillas era de 40 bolivianos. En la ocasión, fueron arrestadas seis personas, entre las cuales hubo menores de edad.

Los organizadores de este tipo de eventos solo revelan la ubicación faltando pocas horas para el inicio. Además, el ingreso no es para cualquier persona y solo entran quienes son amigos o conocidos de los anfitriones.

Los adolescentes involucrados en la organización son utilizados para captar clientes y vender las entradas, estrategia que también les permite evitar causas penales, dado que son menores.

En la última fiesta intervenida el fin de semana, la Policía y personal municipal identificó a 150 jóvenes, 90 de ellos eran menores y una de las jóvenes perdió la consciencia y fue evacuada por efectivos de Bomberos.

Reportaron que, en el lugar, evidenciaron gran cantidad de bebidas con alcohol, marihuana y preservativos.