Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:37

Adolescente que mató a su pareja es enviada a centro para menores

La acusada, de 17 años, tomó una tijera y le causó a su concubino dos heridas mortales en un barrio de Santa Cruz. La familia doliente pide que sea sancionada como adulta. 
Familiares, amigos y vecinos se despiden del joven asesinado por su pareja. BOLIVISIÓN
Familiares, amigos y vecinos se despiden del joven asesinado por su pareja. BOLIVISIÓN
Adolescente que mató a su pareja es enviada a centro para menores

Una adolescente, de 17 años, que mató a su pareja fue enviada al centro de rehabilitación Cenvicruz, con detención preventiva por 45 días, en Santa Cruz. La procesada le causó heridas a su concubino, de 22 años, con una tijera.

La adolescente no fue enviada a Palmasola por ser menor de edad y será sancionada de acuerdo con el Código Niño, Niña y Adolescente, aunque la familia doliente no está conforme debido a que la pena no alcanzaría ni los siete años de prisión.

El caso se registró el fin de semana en la zona del Plan 3.000. De acuerdo con el reporte policial, la pareja compartía bebidas alcohólicas con sus familiares en el barrio Leónidas. La demandada refirió que su concubino le revisó el teléfono y tras ver algo que le molestó rompió el equipo arrojándolo al piso.

Ambos se habrían agredido físicamente hasta que la adolescente tomó una tijera y le causó dos heridas mortales; una en el estómago y otra en la región frontal del cráneo provocándole hemorragia.

Los familiares quisieron auxiliarlo, pero el joven perdió la vida cuando era trasladado a un establecimiento de salud. Los vecinos llamaron a la Policía y esa misma noche la menor de edad fue detenida por los efectivos cuando limpiaba la escena del crimen.

Dos días después del hecho, la justicia dictó su detención en el centro para menores, mientras su pareja fue enterrada por sus familiares.

TRÁGICA HISTORIA

La jueza permitió que la adolescente haga uso de la palabra durante la audiencia de medidas cautelares. La acusada lloró, pidió perdón y contó la dramática historia de su vida, según publicó El Deber.

La demandada dijo que su pareja era violento y su relación era conflictiva. 

Contó que viajó con su concubino a Brasil en búsqueda de mejores oportunidades, pero no pudieron encontrar un trabajo seguro y tuvieron que volver a Bolivia hace algunos meses. Ambos se dedicaban a la costura de ropa y vivían en la casa de unos tíos.

Su declaración llamó la atención de la autoridad judicial puesto que se desconoce quién autorizó el viaje por tierra. Al ser menor de edad debía contar con un permiso para su salida del país.

La acusada también refirió que siempre se ha encargado del cuidado de su hermanita menor, de 10 años, debido a que viene de una familia desintegrada. Su madre es vendedora ambulante y debía salir a trabajar a diario.

Expresó su preocupación por la situación de su hermanita al estar ella en un centro para menores.