Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 01:06

Abogado de dueños de casa: El mecánico no quiere recibir los $us 20 mil

El abogado David Flores, en Buena Noche, de OPINIÓN
El abogado David Flores, en Buena Noche, de OPINIÓN
Abogado de dueños de casa: El mecánico no quiere recibir los $us 20 mil

David Flores, abogado de la familia Arauco, dueña de casa que dio en anticrético ambientes para el taller de Juan Cuéllar, aseguró que sus clientes no solo le devolvieron al mecánico el dinero de la antícresis, incluyendo intereses, sino que ofrecieron pagar otro monto similar por daños.

Afirmó que es el mecánico el que se niega a recibir los 20 mil dólares.

Flores dijo, en el programa Buena Noche de OPINIÓN, que Cuéllar miente al afirmar que nunca le devolvieron el dinero. Mencionó que existen evidencias de esa entrega y se refirió a unas fotos publicadas donde se ve al mecánico contando el dinero en medio de dos personas que resultaron ser los dueños de casa, los esposos Arauco.

Sin embargo, una noche antes, Cuéllar aseguró en el mismo programa de Buena Noche que fue forzado a contar dinero fingiendo la devolución, pero que en realidad jamás recibió un centavo.

Denunció que el abogado Jhasmani T. le torturó y sumergió su cabeza en agua, mientras aseguraba que iba a violar a su hija, de 8 años, “porque estaba de la edad que le gustaba”.  Dijo que le forzaron bajo amenazas y torturas a firmar el documento de conformidad de pago, pero que todo fue una farsa.

Entre sollozos, pidió a los ministros de Justicia y de Gobierno, además del Fiscal General, que intercedan en su caso porque el acusado por torturarlo, es decir Jhasmani T, había obtenido detención domiciliaria y que eso le ponía en riesgo a él y su familia.

El mecánico dijo que fue secuestrado de su taller en marzo de 2018 y llevado donde el abogado Jhasmani T. donde fue torturado.

Cuéllar lloró exigiendo la devolución de 20 mil dólares por el anticrético de su taller.

En tanto, Flores aseguró que en realidad lo que puso Cuéllar no fue un taller mecánico, sino un taller de cambio de balatas o lo que comúnmente se conoce como ''llantero''.

Dijo que de los 20 mil dólares del anticrético, 10 mil fue en efectivo y el resto sus clientes recibieron un auto “que al final resultó ser chuto y perdieron”.

Explicó que cuando se suscribió el contrato de antícresis, el documento no pudo ser protocolizado porque no tenía el folio real.

“Ese factor (la falta de folio real) despertó el temor de Cuéllar, quien pensó que la falta de ese documento significaba una estafa por lo que interpuso una demanda por estelionato. Quiero aclarar que en mis defendidos nunca ha existido mala fe, o la pretensión de no querer devolver el dinero del anticrético”.

Agregó que Cuéllar no tiene la predisposición de  recibir el dinero y menos la voluntad de devolver el inmueble.

Cuéllar y su abogada no solo empezaron un proceso penal por estelionato, sino también un proceso civil de recuperación del dinero del contrato de antícresis. Esa demanda la ganó y el juez ordenó que se devolviera a Jhasmani 28 mil dólares, de los que 20 mil era del contrato y 8 mil, con intereses.

JHASMANI

Sobre Jhasmani T.  el abogado Flores dijo que nunca hablaron con él, que no lo conocen y que ese día de la firma del documento de devolución no estaba presente.

Dijo que en realidad intermedió Wilder Guzmán, un pariente de los esposos Arauco quien tenía su oficina en la casa de Jhasmani T.

"Mis defendidos no tienen ninguna relación con Jhasmani y ni lo conocen".

Flores expresó dudas de que lo declarado por Cuéllar sea cierto. "Dijo que había sido torturado, que lo sumergieron en agua, pero si lo ven en la fotografía, él no tiene ni una herida ni golpes por la tortura, tampoco está mojado y que así lo refirió un investigador". 

Los esposos Arauco estuvieron en la firma del documento y luego se fueron. Ellos desconocen lo que haya pasado luego, dijo.

"Lo que queremos demostrar es que no es evidente todo lo que manifiesta el mecánico. No sabemos su pretensión y quiere cobrar por daños y perjuicios, pero tampoco quiere recibir el dinero. Mis defendidos expresaron voluntad de solucionar este problema".

Afirmó que luego de los juicios iniciados por Cuéllar , sus clientes están a punto de perder su casa porque se ha ordenado el remate de la misma".

Descartó que exista parcialidad en favor de sus clientes.