Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 03:41

EL 80% DEL CUERPO SE ENCONTRABA CALCINADO

Matan y queman a joven por pugnas para liderar un grupo de inhaladores de clefa

Los cuatro presuntos autores, tres hombres y una mujer, fueron enviados preventivamente a las cárceles de El Abra y San Sebastián (mujeres), respectivamente.
El lugar donde se encontró el cuerpo calcinado en la colina de La Coronilla. FOTO: FELCC
El lugar donde se encontró el cuerpo calcinado en la colina de La Coronilla. FOTO: FELCC
Matan y queman a joven por pugnas para liderar un grupo de inhaladores de clefa

Jhonny O.B., de 18 años, fue asesinado y quemado presuntamente por cuatro personas, tres hombres y una mujer, en la colina de La Coronilla, en Cochabamba. La pugna por dirigir un grupo de inhaladores de clefa desencadenó el conflicto y posterior tortura y muerte de un joven en situación de calle, informó ayer el vocero departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Julio Zapata.
 

José A.R., conocido como El Huáscar; Renny V.S., El Yungas; Erick G.R., El Barto y Rosaisela A.B., la negra, de entre 19 y 22 años, son los cuatro imputados por el delito de homicidio. Los primeros fueron enviados con detención preventiva al penal de El Abra y la última a San Sebastián (mujeres), de acuerdo con información de la Fiscalía.

Personal de Bomberos encontró el cadáver con al menos un 80% del cuerpo quemado, mientras sofocaban un incendio en la colina de La Coronilla, cerca de las 19:30 del sábado. Se comunicaron de inmediato con efectivos de Homicidios de la FELCC y funcionarios del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para el levantamiento legal de los restos.

Los investigadores, tras un arduo trabajo de inteligencia, identificaron a un testigo presencial que reveló que el conflicto se dio por pugnas de poder entre los cabecillas que dirigen a los inhaladores de clefa. Indicó que Jhonny O.B. fue golpeado y torturado la noche del viernes, mientras otros dos vigilaban que nadie pase por el lugar, pero al día siguiente se percataron de que ya estaba muerto.

No sabían qué hacer con el cuerpo y le prendieron fuego para hacer creer que vecinos provocaron un incendio con la intención de desalojarlos de la zona. 
 

El IDIF reveló que el joven murió por hemorragia cerebral, fractura de hueso craneal, trauma cráneo encefálico y certificó que el 80% del cuerpo se encontraba calcinado.