Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de julio de 2020
  • Actualizado 05:53

LUCHA CONTRA LA DELINCUENCIA.

Sentenciado por asesinato de niña Estefany estaba libre

Sentenciado por asesinato de niña Estefany estaba libre

El hombre de las mil nacionalidades y nombres tiene una condena de 30 años de cárcel, pero fue sorprendido estafando en Cochabamba



El 2 de abril, la FELCC de Cochabamba capturó a un hombre que pretendía estafar 100 mil dólares a dos familias a las que les ofreció en anticrético, con papeles falsos, la casa de lujo que él recién había alquilado. Entonces se informó que el hombre tenía dos identidades, una como paraguayo, Darío Berliz Palacios Vásquez, y otra como boliviano, Roberto Suárez Ortiz.

Sin embargo, lo que recién se supo es que también tiene una identidad como argentino: Doroteo Ponce de Jesús y que es un desalmado sicario.

El hombre fue condenado a 30 años de reclusión por asesinato en la cárcel de Palmasola, luego de someterse a un juicio en el que fue hallado culpable. La sentencia fue dictada el 13 de junio de 2012 en Santa Cruz y la Policía no se explica cómo puede estar libre y delinquiendo otra vez, ahora en la Llajta.

EL ASESINATO Doroteo Ponce de Jesús fue identificado por tres personas y, finalmente, admitió que él fue quien mató a la niña Estefany Menacho Barrientos, de 6 años, disparándole en la cabeza y el pecho mientras ella dormía.

El 19 de noviembre de 2008, la pequeña Estefany se había dormido en el asiento delantero de la vagoneta que manejaba su padrastro Roger Sierra. Su madre, Irina Barrientos, se fue al asiento trasero para no despertarla. Frente al hospital Japonés, un motociclista interceptó a la familia con un arma calibre 38 y en su afán de asesinar a Roger Sierra, mató a Estefany e hirió al primero.

El crimen conmocionó al país y la Policía logró esclarecerlo. Según la confesión de Doroteo Ponce de Jesús, él fue contratado por 3 mil dólares por Herland F., quien a su vez fue enviado por Ángel T. para asesinar a Roger Sierra, en venganza por quitarle al autor intelectual el amor de Irina Barrientos, la madre de Estefany.

Doroteo Ponce de Jesús en el juicio intentó retractarse y decir que fue torturado para confesar, pero Irina Barrientos y dos testigos lo reconocieron como el sicario que les disparó.

ESTAFAS De alguna forma el hombre salió en libertad y en compañía de su esposa, María Jacqueline Rivas Falon, delinquió 18 veces en Santa Cruz. El 19 de enero de 2015 una fiscal ordenó la aprehensión de ambos por estafa múltiple, pero la pareja huyó a Cochabamba, donde alquilaron una casa en la avenida Villarroel y Buenos Aires, falsificaron firmas de la dueña para tramitar un poder y dar en anticrético la misma vivienda. El delincuente fue aprehendido en un bufete de abogados, pero su esposa está prófuga.

El acusado fue enviado a la cárcel de San Antonio de Cochabamba porque firmó los contratos de anticrético con fines de estafa, aunque sus víctimas no alcanzaron a entregarle el dinero. En Paraguay es buscado hace 14 años por haber asesinado al secretario de un obispo con un tiro en la frente.

18 casos.

El hombre tiene 18 casos en Santa Cruz por asesinato y estafa agravada. En Paraguay mató a un secretario del obispo